• Feria interactiva se realiza desde el martes 23 de noviembre hasta el domingo 12 de diciembre, en el Centro de Extensión Curicó de la Universidad de Talca.  
  •  

¡Qué entretenido! ¡Quiero ganar una medalla! ¡Yo primero! son algunas de las entusiastas frases que se oyen en la feria “Realidad Virtual y Bioinformática: Ingenierías Multidisciplinares” que se realiza en dependencias del Centro de Extensión Curicó de la Universidad de Talca, ubicado en dicha ciudad.

El director de la iniciativa y académico de la UTalca, Felipe Besoaín, explicó que, en el sitio web https://bioinformaticavirtual.utalca.cl/ se encuentra, en detalle, los antecedentes de esta interesante propuesta, que cuenta con tres actividades de divulgación científica con foco en espacios públicos y comunidades.  “Se trata de la visita a laboratorios en realidad virtual – interacción en 360 grados, desafíos de programación de proteínas y el uso de una aplicación móvil para reconocer modelos de moléculas”, precisó.

La feria está abierta al público de manera gratuita desde el martes 23 de noviembre hasta el domingo 12 de diciembre, en Merced 437. Su horario de funcionamiento es martes, miércoles y jueves de 10:00 a 13:00 y de 15:00 a 17:00 horas. Mientras que el sábado y el domingo funcionará en horario continuado de 10:00 a 17:00 horas. Manteniendo cerrada la feria los días lunes y viernes.

El evento se efectúa gracias al financiamiento del programa Ciencia Pública del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, que busca generar espacios e instrumentos de socialización del conocimiento fuera del sistema educativo.

Para la directora del Programa Ciencia Pública del Ministerio, Luz Valeria Oppliger, este proyecto “pone a disposición de la ciudadanía un espacio que busca generar una experiencia memorable, que conecta las sensaciones físicas con un mundo virtual, favoreciendo la apropiación de sus contenidos”.

Testimonios   

Desde este martes la comunidad comenzó a asistir a la feria con positivas reacciones. “Me pareció interesante, nunca he sido muy científica, pero es una buena instancia para aprender de este conocimiento que no es muy público. Es súper amigable todo, puede servirnos también a los estudiantes para orientarnos, ya que a veces no se tiene tan claro lo que se quiere realizar a futuro”, dijo Belén Aguilera, alumna de 4° medio del Instituto Santa Marta de Curicó.

Camino a su trabajo en el centro de la ciudad, Benjamín García, también se motivó por participar de la experiencia y comentó sobre lo que más le llamó la atención.  “Entré curioso por la realidad virtual. Participé de un juego rítmico, me gustó, fue divertido, estaba bien hecho y los lentes fueron cómodos. La realidad virtual puede ayudar de muchas formas a que la gente aprenda, que se acerque más a las personas, es increíble”, valoró.