Se trata de más de 2.000 documentos, fotos, cartas y caricaturas a color de personajes relevantes que resumen casi 40 años de reflexión y análisis estético.
La Universidad de Talca resguarda la obra de Antonio Romera, quien es considerado el máximo referente de la crítica de arte, cine y teatro del siglo XX en Chile.
A través de una firma de convenio celebrado en Rectoría, la casa de estudios representada por el rector (s) Claudio Tenreiro recibió el archivo personal del crítico de arte por parte de su ahijada y legataria, doña Adela Tarragó.
La donación consiste en más de 2.000 documentos y objetos entre los que destaca una extensa serie de caricaturas a color de personajes relevantes de la cultura y política mundial; también cartas con intelectuales y artistas nacionales y extranjeros, fotografías, catálogos, cuadernos de notas, artículos de prensa, investigaciones inéditas, objetos personales y críticas de arte, cine y teatro.
Romera, nació en Cartagena, España, en 1908. En 1939 llegó a Chile en calidad de refugiado como consecuencia de la Guerra Civil Española. Una vez instalado en la ciudad de Santiago comenzó su trabajo como crítico de arte, cine y teatro en los más importantes diarios y revistas del país como El Mercurio, La Nación,  Revista Atenea y otros medios de comunicación que en su conjunto cubren casi 40 años de reflexión y análisis estético.
Fue columnista de cine y teatro, un elogiado caricaturista e investigador prolífico. Publicó, entre otros libros y ensayos, la primera Historia de la Pintura Chilena. Falleció el 23 de junio de 1975.
Tenreiro, valoró esta importante donación que amplía el patrimonio cultural para la humanidad que resguarda la Universidad y consideró que esta obra se debe resaltar para colocarla en su contexto y debido valor.
“Nosotros como universidad pública cumplimos el rol de preservar estos documentos y digitalizarlos para que la comunidad pueda hacer uso de ello. Enorgullece que nos hayan elegido como cuidadores de esta importante obra. Esperamos que en algún momento podamos contar con un gran porcentaje de la obra de Romera en nuestra Institución”, expresó.
Luego de firmar la donación del archivo, doña Adela Tarragó expresó que “esta obra de gran valor patrimonial quedará para la futuras generaciones de estudiantes”.
Incalculable valor
El director del Instituto de Estudios Humanísticos Abate Molina, Pedro Zamorano, fue quien realizó las gestiones necesarias para consolidar la donación. Como historiador de arte, trabaja como investigador de responsable de un proyecto Fondecyt sobre el aporte a la crítica e intelectualidad artística de Romera.
“El valor patrimonial es de incalculable valor para la Universidad. Desde el punto de vista la historiografía artística es un archivo fundamental para estudiar la historia del arte en el Chile del siglo XX.  Además permite reforzar mi línea de investigación personal”.
Zamorano adelantó que el archivo será expuesto en Chile y también esperan mostrarlo en España. “Por los momentos tenemos el compromiso de exponerlo en el Museo Nacional de Bellas Artes, pero aún debemos concretarlo con su nueva directiva”, explicó.
Conservación y digitalización
Este archivo estará disponible en el Centro de Documentación Patrimonial (CENP) de la Universidad de Talca para que los historiadores puedan ver los archivos. La obra de Romera también tendrá un soporte digital y será presentado en el Portal del Patrimonio (http://portaldelpatrimonio.utalca.cl/) para quienes deseen hacer investigación remota.
Al respecto, Eduardo Bravo, director del CENP, señaló que “este archivo viene a potenciar los fondos documentales del Centro de Documentación en el área del periodismo cultural chileno del siglo XX. He trabajado en la catalogación de la correspondencia y he leído cartas de Enrique Lihn, de Nemesio Antúnez, de artistas como Mario Carreño y Marta Colvin, que le escriben a Antonio Romera sobre sus procesos creativos. Este archivo hará posible adentrarse en la vida íntima del crítico español, hay documentos de sus años de profesor en Lyon durante la Guerra Civil española, donde educó a españoles y niños refugiados, fotografías y artículos de prensa de su labor como crítico, académico y periodista desde 1940 a 1975”, detalló Bravo.