La Universidad San Sebastián fue certificada por la agencia alemana AQAS, consolidando el proceso de mejora continua que la institución ha experimentado en los últimos años y abriendo concretas posibilidades de desarrollo e internacionalización.

 

La Universidad San Sebastián dio un nuevo y gran paso en su política de Aseguramiento de la Calidad. En efecto, la Casa de Estudios fue certificada, bajo exigentes estándares europeos por la agencia AQAS (Agency for Quality Assurance), por el plazo de 6 años, es decir, hasta diciembre de 2024.

 

Esta certificación, otorgada por la prestigiosa agencia acreditadora con sede en Colonia, Alemania, obedece al cumplimiento, por parte de la USS de los estándares respaldados por la Unión Europea, focalizados en el Sistema de Aseguramiento de la Calidad y la Efectividad del proceso de Formación de Profesionales. Así, la Casa de Estudios se convierte en la primera Institución del país en contar con esta certificación a nivel de pregrado.

 

Luego de conocida la resolución de AQAS, el rector de la Universidad, Carlos Williamson, manifestó que “esta experiencia ha significado, a todas luces, ratificar los alcances y la robustez de la Universidad que la comunidad toda ha construido. Creemos que este proceso, junto con sus alcances técnicos, representa un camino fecundo para hacer coherente la visión institucional con la realidad del día a día, como un reflejo de un trabajo bien hecho y de un sentido de comunidad que nos proyecta como una Universidad que crece, se complejiza y contribuye al bien común del país, con buenos profesionales y buenos ciudadanos”.

 

La máxima autoridad de la Universidad adelantó que “los juicios y las recomendaciones que se desprendieron de este ejercicio, constituirán –sin duda– un insumo fundamental en la reacreditacion institucional de 2021, bajo el nuevo marco normativo (Ley 21.091) y para la proyección de nuestro quehacer”.

 

Mejoramiento continuo

“La convicción de que tanto la autoevaluación como las evaluaciones externas son mecanismos muy potentes para mejorar la calidad de la formación de los estudiantes, nos han motivado a complementar el trabajo tendiente a desarrollar un sistema y una cultura de aseguramiento de la calidad, mediante una evaluación externa, bajo exigentes estándares europeos”, indicó Gonzalo Puentes, vicerrector de Aseguramiento de la Calidad, unidad encargada de encabezar este proceso.

 

En efecto, y a fin de reforzar los avances, detectar oportunidades de mejora y diseñar nuevos caminos en el desarrollo institucional, la Universidad decidió –a fines del año 2017– someterse a una rigurosa certificación de calidad internacional, a cargo de la prestigiosa agencia de acreditación “Agency for Quality Assurance”(AQAS).

 

Se trata de una agencia certificadora que cuenta con el respaldo de más de 80 entidades miembros –tanto instituciones de Educación Superior como asociaciones académicas– con sede en Colonia, Alemania, y miembro de importantes asociaciones internacionales, como la European Association for Quality Assurance (ENQA), el European Consortium for Accreditation (ECA), The European Quality Assurance Register for Higher Education (EQAR) y The International Network for Quality Assurance Agencies in Higher Education (INQAAHE).

 

El proceso de acreditación institucional con AQAS enfatiza o destaca –vía la naturaleza de los estándares y los procedimientos evaluativos– la fortaleza del sistema de aseguramiento de la calidad y la efectividad de los procesos de formación de profesionales, esto es, fundamentalmente de pregrado. Los criterios de evaluación para estos efectos están alineados con las Normas y Directrices Europeas –ESG– que buscan el aseguramiento interno y externo de la calidad en la Educación Superior. No son prescriptivas, al tiempo que ofrecen orientación y cobertura de las áreas que son vitales para una entrega de calidad exitosa y entornos de aprendizaje.

 

Los estándares evaluados son, específicamente: Política y procedimientos para el aseguramiento de calidad; Diseño y aprobación de programas; Seguimiento continuo y evaluación periódica de los programas; Enseñanza, aprendizaje y evaluación de los estudiantes; Admisión, progreso, reconocimiento y certificación de los estudiantes; Personal docente; Recursos para el aprendizaje y apoyo de los estudiantes; e Información.

 

Esta certificación abre una serie de oportunidades de vinculación con el espacio universitario europeo, ya que la acreditación bajo estándares reconocidos en ese continente, amplían sustancialmente las posibilidades para futuros convenios, el intercambio estudiantil y académico, la investigación y el trabajo colaborativo con prestigiosas universidades acreditadas bajo los mismos estándares. Además, otorga un mayor valor social a los títulos y grados obtenidos, lo que se incrementa en la medida que el sistema y la comunidad otorguen valor y reconozcan a las acreditaciones transnacionales.