Los coleccionistas de arte Edward Shaw y Bernardina Zegers, firmaron junto al rector Álvaro Rojas un acta de la donación que incluye patrimonio textil y literario.

Alrededor de 400 piezas textiles, ocho mil libros de historia latinoamericana y 200 objetos ceremoniales precolombinos, son parte de la donación que el crítico de arte estadounidense Edward Shaw y su esposa, la pintora y escultora Bernardita Zegers, realizarán a la Universidad de Talca (UTALCA). El acto fue concretado a través de la firma de un acta firmada junto al rector de dicha Institución, Álvaro Rojas.

Al respecto el rector expresó que “firmamos un acta de donación de una colección importante, quizás la más importante que hay en nuestro país, de textiles del mundo. Son textiles y trajes ceremoniales de países africanos asiáticos, americanos, piezas de arte precolombino que Edward Shaw y Bernadita Zegers han recolectado en viajes”.

Rojas añadió que “Bernardita ha encontrado en nuestra Universidad un lugar en el que se pueden preservar y difundir su trabajo de toda una vida recorriendo el mundo y buscando en los lugares más apartados, en anticuarios, piezas que son únicas y que, ni siquiera, en los propios países de origen existen y creo que apuntan a un objetivo que siempre es el que debe primar en la Universidad: ser globales e internacionalizarse. Pero la globalización sabe que el mundo tiene otras culturas, otras expresiones y poderlas mostrar en forma permanente en nuestra Institución es una oportunidad única”.

La Corporación realizará una exposición para mostrar a la comunidad parte de la cuantiosa colección que, en el plazo de dos años, estará físicamente en un lugar especial y permanente.

Respecto a cómo nació esta iniciativa y porqué se eligió a la Universidad de Talca, Edward Shaw expresó que “en un comienzo, el rector Rojas nos invitó a pensar la posibilidad de entregarlo acá. Lo pensamos y nos pareció tan genial que decidimos en el mismo día en que, vinimos que íbamos a hacer el “matrimonio” entre nuestra colección y la universidad maulina”.

“Nosotros escogimos Talca porque creemos que tiene esa posibilidad de que se difunda de manera regional entre gente que aprecia y agradece estas posibilidades de conocer culturas. En Santiago se vive saturado con todo y hay que darle a las regiones la oportunidad de armar su propia personalidad”, acotó.