Con 11 votos a favor y una abstención, la comisión aprobó la indicación que también establece un préstamo del Estado, sin intereses para este mismo grupo.

Los parlamentarios de la Bancada Socialistas manifestaron su satisfacción por la forma en que finalmente se terminó aprobando en la Comisión de Hacienda, el proyecto de ley bono clase media, donde el Gobierno acogió las ideas matrices de las indicaciones presentadas por los legisladores PS, accediendo a incluir entre los beneficiarios a los pensionados de rentas vitalicias.

El equipo encargado de sacar adelante las tratativas con el ministro de Hacienda, estuvo compuesto por la Jefatura de la bancada de diputados PS, encabezada por el diputado Marcelo Schilling, y el subjefe, Jaime Naranjo. En la cita realizada la mañana de este jueves, en el Congreso Nacional, también se sumó el diputado integrante de la Comisión de Hacienda, Manuel Monsalve, en cuya oportunidad, expresaron al Ejecutivo la voluntad de hacer «universal» el beneficio del Estado.

Fruto de estas conversaciones, el Gobierno finalmente hizo suyas las aspiraciones de los diputados Socialista y procedió a presentar una indicación similar, la que fue ampliamente aprobada. Esta iniciativa consiste en un bono de $100 mil pesos a todos los pensionados de rentas vitalicias, que tengan una pensión igual o inferior a $408.12 pesos. Además, como lo había sugerido la Bancada PS, el Gobierno incluyó en su indicación, un préstamo solidario que podrá ser solicitado por hasta tres veces, sin intereses y equivalente a la pensión del beneficiario.

En representación de la Bancada PS, el diputado Monsalve valoró la disposición del Ejecutivo y argumentó que «entendemos que estamos en una estado de catástrofe que claramente vemos que el Gobierno no ha sido capaz de controlar. Hoy nadie garantiza que en los meses que vienen la situación mejore sustancialmente. Como queremos facilitar que la ayuda llegue a las personas, nos parece razonable darle flexibilidad a los proyectos del Ejecutivo», subrayó.

No obstante lo anterior, el diputado Monsalve planteó que «Estamos en un año electoral, por lo tanto, el Gobierno no puede hacer uso arbitrario de la entrega de beneficios, porque puede influir en el resultado electoral. De manera que quedó claro en el proyecto que los beneficios se entregan sobre una base objetiva. Tanto desde el punto de vista sanitario, como de los indicadores laborales y de ingreso».

Además, añadió que si el Gobierno desea aplicar nuevamente este beneficio, debe ser en el marco de lo que se ha legislado. «Eso quiere decir que no puede modificar lo aprobado por el Congreso. Esta inquietud surge a propósito de las modificaciones que se han hecho al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que se han ido estableciendo nuevos criterios para los beneficiarios».

Por su parte, el diputado Naranjo destacó que la propuesta de los diputados PS que fue acogida por el Gobierno, «está en una clara sintonía con la aspiración de la candidata presidencial del Partido Socialista, Paula Narváez».

También, planteó que «ante la voluntad del Gobierno de no darle un carácter universal a las medidas económicas, evidentemente dejan siempre abierta la posibilidad de un tercer retiro. Por lo tanto, esta medida del Ejecutivo no inhibe la discusión y probable aprobación de un proyecto de ley de un tercer retiro del 10%. Claramente van por caminos separados», concluyó.