Desde varias agrupaciones surgieron las críticas, entre otras, ANAMURI y Wallmapu sin TPP y durante la última sesión de la Comisión de RR.EE., diversos ministerios argumentaron que las semillas no están presentes en el texto, ni la necesidad de una consulta indígena.

Como ha sido la tónica desde el mes de abril, la Comisión de Relaciones Exteriores recibió a una serie de invitados quienes expusieron sus posturas a favor y en contra del CPTPP11 -Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico- proyecto para el que ya se han realizado nueve sesiones de audiencias. Todo esto, con el fin de generar instancias participativas y despejar dudas, tal como lo indicaron los integrantes de la instancia parlamentaria, desde el principio de la tramitación.

 

Revise nota relacionada

 

Durante la última sesión se despejaron dudas respecto de la protección de las semillas y la necesidad de una consulta indígena, aspectos que habían sido presentados por la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas, ANAMURI y la organización Wallmapu sin TPP, entre otros.

 

LISTA DE SEMILLAS ANCESTRALES

Desde el Ministerio de Agricultura se aclaró que el tema semilla no tiene afectación en este tratado, sin embargo se adelantó que habrá una lista de semillas ancestrales en el proyecto de obtentores (boletín 6355-01), para dar mayor seguridad.

 

“El tema de las semillas no es tema en este tratado”, enfatizó el Ministro de Agricultura, Antonio Walker, quien explicó que “se dice que en este TLC, que sería el número 27 firmado por nuestro país, está en riesgo el patrimonio ancestral genético de Chile y hemos sido enfáticos y muy claros en decir que no es así. El patrimonio genético ancestral está resguardado en la UPOV 91 y hay un proyecto de ley en el Senado que dice relación con respetar la propiedad intelectual del obtentor y en ese proyecto vamos a dejar un listado de semillas ancestrales que no se pueden tocar”.

 

Asimismo agregó que “no vemos el riesgo en el acceso a internet, en derechos laborales, derechos humanos, restricciones de la soberanía, o en el aumento de precios de medicamentos. Vemos que estamos llenos de mitos que han desviado las conversaciones”.

 

Es más, aseveró que el retraso en la ratificación ha propiciado que “nos saliera competencia. Antes estábamos solos con China, pero a este tratado ya rige para Perú y Nueva Zelandia. No podemos darles ventajas a los países competidores”. Todo, según señaló, en el marco de los 500 millones de consumidores potenciales, que representan casi el 12% del PIB mundial,

Otra particularidad abordada por el Secretario de Estado, fue respecto a las condiciones laborales de los trabajadores de la agroindustria, tema fuertemente criticado por la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, quienes hicieron presente la precariedad del sector, con mano de obra sin contrato, ni previsión, ni salud y la promesa de la creación marginal de 3500 empleos, sumado a la pérdida del bosque nativo.

 

Al respecto, precisó Walker, la realidad en la agricultura local es diametralmente distinta a la que exporta. “La mejor forma de terminar con la pobreza rural es que sea enfocada en los mercados internacionales, porque es ahí donde hemos visto la integración de gran cantidad de gente y mejores condiciones”, replicó.

 

CONSULTA INDÍGENA

El otro punto gravitante de la discusión del TPP11 ha sido la necesidad de una consulta indígena, tópico que fue despejado por Sebastián Villarreal, subsecretario de Servicios Sociales del Ministerio de Desarrollo Social, quien contextualizó que es necesario realizar consulta respecto de aquellas medidas que producen un “impacto significativo y específico sobre los pueblos indígenas en su calidad de tales, afectando el ejercicio de sus tradiciones y costumbres ancestrales, prácticas religiosas, culturales o espirituales, o la relación con sus tierras indígenas”.

 

Con todo, detalló que en marzo de 2016, la Subsecretaría de Servicios Sociales dio respuesta a la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales, señalando la no procedencia de consulta indígena.

 

“En el Capítulo sobre Inversiones, Comercio Transfronterizo de Servicios y Empresas del Estado y Monopolios designados, Chile se reservó el pleno derecho de adoptar en el futuro normas contrarias o incompatibles con las obligaciones contenidas en dichos capítulos cuando aquellas estén destinadas a establecer derechos o preferencias a los pueblos indígenas”, manifestó.

 

Con todo, precisó que “El actual Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP), mantiene las mismas reservas en el Capítulo sobre Inversiones, Comercio Transfronterizo de Servicios y Empresas del Estado y Monopolios designados; así como también, en el capítulo sobre Medio Ambiente y Propiedad Intelectual. En este sentido, se concluyó que no requiere de un proceso de Consulta Indígena a los pueblos indígenas, sin embargo, se reitera que en el momento que se implemente el referido Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP) en la normativa nacional, se deberán solicitar los correspondientes informes de Procedencia de Consulta Indígena a la Subsecretaría de Servicios Sociales respecto de las modificaciones en la normativa interna que podrían significar una susceptibilidad de afectación directa a los pueblos indígenas.”

 

DETRACTORES

Cabe recordar que en sesión del martes 04 de junio ANAMURI, enfatizó que a su juicio no se debe respaldar el tratado, entre otras, porque: hay renuncia grave a la soberanía nacional; retroceso o pérdida de derechos laborales; endurecimiento de las leyes de privatización de semillas; el tratado llevaría al desconocimiento de otros tratados internacionales. Adicionalmente manifestaron que las cifras que se proyectan desde la propia Cancillería para el mejoramiento son marginales.

 

Al respecto, el director de la DIRECON, Rodrigo Yáñez, aclaró que este tratado tiene disposiciones  prácticamente idénticas a otros tratados, por lo que no se estaría poniendo en riesgo la soberanía. Además, advirtió que el acuerdo no tiene rango constitucional, como sí lo tienen los de DD.HH, por lo que no sería efectivo que lo que está vigente en lo laboral y en DD.HH. sería derogado.

 

Sin embargo reconoció que obtentores es una discusión que hay que tener, pero en rigor no es parte de la discusión del CTPP11, ni tampoco los transgénicos.

 

Luego la organización Wallmapu sin TPP cuestionó el TLC, pues dejaría al margen todo lo relacionado con la tierra, el medio ambiente y la protección y solo se preocupa de lo económico, además criticaron que no se considerara la consulta indígena.

 

Asimismo, durante diversas sesiones han expuesto, entre otros, la SOFOFA y el INIA, además de la presencia permanente del director bilateral de la DIRECON, Felipe Lopeandía.

 

La Comisión de Relaciones Exteriores continuará con las sesiones de audiencia los días lunes y martes, antes de pronunciarse sobre el TPP11.