Con el voto unánime de sus integrantes presentes, la Comisión especial de la Mujer del Senado aprobó en general el proyecto, en segundo trámite, que modifica diversos cuerpos legales para mejorar las garantías procesales, proteger los derechos de las víctimas de los delitos sexuales y evitar su revictimización.

Con esto, la iniciativa conocida como «Ley Antonia», en memoria de la joven Antonia Barra, quien se quitó la vida tras haber sido agredida sexualmente, quedó en condiciones de comenzar a ser estudiada en particular, luego que la Sala autorizara a la Comisión a discutir el articulado del proyecto antes de ser sometido a la consideración del pleno.

Durante la sesión de hoy, la comisión escuchó al padre de Antonia, Alejandro Barra, y a la gerenta de la Unidad de Víctimas y Testigos de la Fiscalía Nacional, Erika Maira. Esta última continuará su exposición en la próxima sesión en que se analice el proyecto, pues está haciendo un análisis detallado de las posibles mejoras a la iniciativa.

En tanto, Alejandro Barra destacó la importancia de este proyecto y advirtió que durante el proceso se percató que no solo es necesario un cambio legal, sino que también exista un instructivo a los fiscales para que tengan una mejor aproximación a este tipo de delitos.

«Un fiscal debe saber que una mujer violada también se puede suicidar» dijo Barra tras señalar que se debe investigar todo lo sucedido hasta que se registra la muerte de una víctima de delitos sexuales. Agregó que no todos pueden solventar pericias particulares y señaló que no ha sido por la investigación del sistema que el imputado esté en prisión.

CONGRESO VIRTUAL

Este proyecto también se puso a disposición de la ciudadanía a través de www.congresovirtual.cl donde existen diversas iniciativas de ley sobre las cuales se puede opinar o hacer sugerencias.

En el caso de la denominada «Ley Antonia», participaron 1.488 personas en la votación general y de ellas, el 95,7% votó a favor de la iniciativa.

Además, los y las congresistas virtuales, entregaron un total de 395 comentarios contenidos tanto en la idea de legislar como en las preguntas asociadas al proyecto.

Entre los comentarios favorables que se hicieron, se señaló que «es correcto que el sentido de la norma sea considerar factores que antes eran invisibilizados» y que «este proyecto de ley se hace necesario y es pertinente aplicar penas duras para este tipo de delitos».

En contraposición, hubo quienes señalaron que «no se justifica que se quiera utilizar figuras como delitos calificados por el resultado»; «no es adecuado considerar el género de la víctima. Los delitos sexuales no tienen género, afectan a hombres y mujeres por igual»; «no se debe circunscribir solo a la violencia contra la mujer, sino que a cualquier ser humano que sea abusado sexualmente».

Entre las recomendaciones realizadas por los congresistas virtuales, se señala que las penas deben ser efectivas y altas, sin posibilidad de beneficios.; que se debe implementar penas de muerte para agresores sexuales; que los agresores sexuales, en general, deberían ser sometidos a castración química o su equivalente y una pena mínima de 5 años, sumándole las agravantes y daños, hasta llegar a la pena perpetua efectiva, entre otras medidas.

Asimismo, plantearon «reforzar las redes de protección y también la mentalidad de muchos miembros de las fuerzas del orden, que no siempre responden con prontitud y eficiencia ante el aviso de vecinos o las propias denuncias de las víctimas» y «asegurar que los funcionarios encargados de la investigación, tanto del Ministerio Público como las policías, tengan las capacidades y competencias para trabajar en estos casos. También disponer de capacitaciones al personal que recibe este tipo de denuncia», entre otros comentarios.

Cabe recordar que esta iniciativa tiene su origen en una moción de varios diputados entre los que se cuenta la actual senadora Marcela Sabat y en lo fundamental modifica siete cuerpos legales sobre delitos sexuales.