En las últimas horas, la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputadas y Diputados, presidida por el diputado Pablo Lorenzini, aprobó el presupuesto otorgado a las modificaciones de la Ley de Matrimonio Civil Igualitario.

En la sesión de hoy se debatió el informe de los costos asociados que significarán para el Estado este proyecto, el cuál finalmente fue aprobado con 6 votos a favor y 3 votos en contra. De esta manera, el proyecto de ley de Matrimonio Igualitario avanza a votación en Sala de la Cámara Baja, siendo este su último paso en su segundo trámite constitucional antes de iniciar su tercer trámite en el Senado.

Desde Fundación Iguales, el director jurídico Jorge Lucero señaló que “estamos muy contentos y contentas de que el proyecto de ley finalmente esté avanzando rápidamente en la Cámara de Diputadas y Diputados, esta vez en la Comisión de Hacienda, basándose en sus dos pilares fundamentales de gastos, los cuales consisten en primer lugar en la modificación del sistema informático que permite que se concreten las uniones entre personas del mismo sexo, pero también una parte tremendamente importante que depende del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, que se refiere a los aportes económicos que podrán recibir las personas que contraigan matrimonio en Chile y que se unen a la igualdad de beneficios que actualmente están recibiendo las parejas heterosexuales”.

Cinco años de espera

El proyecto de ley por el Matrimonio Igualitario se presentó el 5 de septiembre de 2017, durante el segundo gobierno de la ex Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), y estuvo esperando su tramitación durante más de dos años en el Congreso.

En enero de 2020, el Senado decidió aprobar la idea de legislar el matrimonio igualitario, pero no avanzó en su articulación ante la férrea oposición de los partidos de Chile Vamos. Paradójicamente, en la última cuenta pública del Presidente Sebastián Piñera se envió la suma urgencia al proyecto con el fin de agilizar su tramitación.

Las últimas encuestas muestran que más del 70% de la población en Chile aprueba las uniones del mismo sexo así como también la adopción homoparental y lesbomaternal.