La Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca F.G.) se refirió hoy al proyecto de ley sobre la jibia, en el marco del veto anunciado por el Ministerio de Economía – a través de la Subsecretaría de Pesca-.

Al respecto, el presidente de Sonapesca, Osciel Velásquez, sostuvo que “nos parece inaudito que el Congreso se arrogue el derecho de decidir con qué herramientas se puede realizar la pesca de la jibia. Es como si de pronto el Congreso decidiera que en la industria forestal se prohibieran las motosierras y se reemplazaran por hachas, o que en la minería se sustituyeran los explosivos por la picotas y la palas. Seguiremos defendiendo nuestros derechos en defensa de los al menos 4.000 puestos de trabajo vinculados a la jibia en el Bio Bio. El gobierno está avalando algo que no procede”.

Agregó que “el arrastre no genera impactos. La jibia se pesca a ‘media agua’ a más de 200 metros sobre el fondo marino y las redes son selectivas sin generar daños en la biomasa al operar. Aún si el arte de arrastre tocara el fondo, el 99% de las costas de Chile están compuestas por fango y arena, por lo que no se registran arrecifes de corales como se busca proteger en otras costas del mundo”.

Respecto a la supuesta alternativa propuesta por el Gobierno de reemplazar el arrastre por el cerco, esta técnica resulta técnicamente inviable por el tipo de nave que se usa. Además sólo podría llevarse a cabo en algunas épocas muy acotadas del año, afectando el empleo de los trabajadores dedicados a la extracción de la jibia.

Asimismo, el cerco no sirve para la captura de jibia, ya que esta se daña en el proceso, por las características físicas de su técnica. Agregó que en Chile el 80% de la cuota de jibia está en manos del mundo artesanal, la cual no es extraída en su totalidad.