– Isaac Ravetllat, director del Centro de Estudios sobre los Derechos de la Infancia y la Adolescencia (CEDIA) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Talca, acusó “una falta de conocimiento de Carabineros de cómo debe operar cuando detiene a los menores y los retiene en las comisarías».

 

El director del Centro de Estudios sobre Derechos de la Infancia y la Adolescencia (Cedia) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Talca, Isaac Ravetllat, propuso la formación de una Escuela de Derechos Humanos en el marco de las múltiples denuncias de abusos policiales cometidos contra menores de edad durante las manifestaciones.

 

El académico manifestó su preocupación por lo ocurrido al interior del Liceo 7 de Santiago, ocasión en que personal de Fuerzas Especiales de Carabineros disparó perdigones y lanzó gases lacrimógenos en contra de alumnas que se encontraban movilizadas al interior del recinto. Producto del operativo, dos estudiantes resultaron heridas quienes fueron trasladadas al Hospital Barros Luco.

 

“Se puede ver una clara vulneración de los derechos de esas niñas y/o adolescentes por el ingreso de Carabineros en su centro educativo”, comentó el docente, acotando que la institución uniformada “tiene protocolos muy particulares” cuando tiene que intervenir o realizar actuaciones que afectan directamente a menores.

 

“Por supuesto que en ninguno de esos protocolos aparece identificado en el caso del Liceo 7, donde los carabineros ingresaron disparando balas de goma, balines, en definitiva ejerciendo violencia”, prosiguió Ravetllat.

 

También se refirió a la labor del Estado frente a los acontecimientos ocurridos también en otros colegios del país, rechazando su actuar.

 

“El gobierno está intentando transmitir, a través de algunos medios, la imagen que todos los adolescentes son una especie de seres violentos, que los hemos mal criado y que, por lo tanto, ahora lo quieren todo y que solo saben responder y reivindicar sus pretensiones a través de la violencia y que son un grupo de vándalos. No niego que pueda haber un grupo de adolescentes que sí está actuando de formas violenta, pero esa es una mínima parte”, acotó el director del Cedia.

 

En ese sentido, propuso la creación de una Escuela de Derechos Humanos: “Carabineros de Chile y en especial las Fuerzas Especiales les hace falta una formación importante en derechos humanos y, particularmente, sobre el derecho de la niñez. Hay una falta de conocimiento de cómo se debe operar cuando se detienen a los adolescentes en las comisarías, por ejemplo”.

 

“Se les debe leer sus derechos de una manera comprensiva, avisar automáticamente a sus representantes legales –apoderados, padres y madres- para que se personen en las comisarías, se debe respetar el derecho a no declarar hasta que se pongan a su disposición un abogado y estar en un espacio separado de donde están los adultos. Y, también, que en el momento de la identificación no se vulnere el derecho a la intimidad”, subrayó.

 

Sobre el último punto, lamentó la estrategia de buscar “el enemigo en los adolescentes, puesto que provocará una mayor distancia que redundará en una mayor violencia”.