Hoy, la pregunta que el alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz, realiza a todo el que quiera escucharlo es si vamos a esperar a que nos contagiemos todos para tomar las medidas que se necesitan para proteger a los habitantes de su ciudad. Y es que su paciencia parece haber llegado al límite cuando ve que, por tercera vez, ha solicitado el cierre del comercio céntrico para evitar aglomeraciones y nuevos contagios, y el Jefe de Zona, Patrice Van de Maele, ha insistido en su postura.

Diaz se mostró molesto y preocupado por la falta de decisión del Jefe de Zona: “Me cuesta entender por qué no se suspendió el comercio el sábado y domingo. Considero que es una decisión que va en la dirección incorrecta. Vemos, día a día, lo que está ocurriendo en el mundo cuando se produce un descontrol de casos y se colapsa el sistema de salud; lo estamos viendo en Temuco. Entonces, ¿qué estamos esperando? ¿Tendremos que llegar a esos niveles para tomar las decisiones más drásticas?”.

El edil emplazó al Jefe de Zona para que adopte una decisión con la que, está seguro, todo el mundo concuerda. Sin ir más lejos, recordó la reunión que sostuvo con representantes de la Feria de las Pulgas, comerciantes que viven del día a día “y están dispuestos a sacrificar ese trabajo porque entienden que hay un bien superior, que es la salud de todos los talquinos”. En esa misma línea, el comercio local establecido también había asumido un compromiso para restringir horarios y suprimir algunas actividades. “Entiendo el problema del comercio, entiendo el dejar de trabajar unos días y la merma económica que se produce, pero hoy no puede estar en discusión la salud de las personas versus el sacrificio que se debe hacer desde todo ámbito”, sentenció el alcalde.

Díaz se ha reunido en reiteradas ocasiones con el Jefe de Zona y con la secretaria regional ministerial de Salud, Marlenne Durán, para plantear la inquietud y pedir el cierre del comercio los fines de semana, y a pesar de la buena acogida la medida no se hace efectiva.

“En estos temas hay que ser muy responsables; tomar las determinaciones pensando en el bien común y en la salud de las personas (…) Por eso, escalaré este tema a la autoridad central porque considero que no podemos exponer a que se acelere el contagio en los vecinos (…) Me cuesta entender por qué no se suspendió el comercio el sábado y domingo ¿Vamos a esperar a que nos contagiemos todos para tomar la decisión?”, concluyó el alcalde.