Una profunda preocupación ha manifestado el alcalde Jorge Sharp luego de conocerse los resultados de un estudio realizado por la Universidad de Playa Ancha, el cual devela detalla la existencia de niveles de contaminación en las aguas subterráneas de Laguna Verde. El informe, fue presentado por los propios vecinos y vecinas del sector, quienes manifestaron al alcalde sus preocupaciones respecto a los riesgos que esto implica y que existiría una alta probabilidad que las posibles fuentes de contaminación tendrían relación con parte de la operación del relleno El Molle.

Ante esto, el indicó que “para nosotros es prioritario determinar el alcance de lo que el estudio presentado por la comunidad señala. Nuestros equipos técnicos desde hace un tiempo tomaron un conjunto de medidas en relación al relleno porque se detectaron una serie de falencias cuando fiscalizamos sus instalaciones. Ya hemos tomado contacto con autoridades sectoriales del gobierno con el objetivo de aclarar y tomar todas las medidas del caso. La calidad de vida de los vecinos de Laguna Verde está por sobre todas las cosas”.

Es por esto que desde el municipio porteño ya se han tomado una serie de medias que buscan reducir los riesgos de contaminación y generar una mayor fiscalización al interior del relleno sanitario. Una medida concreta para esto fue el nombramiento de un inspector técnico de obras (ITO) al interior de El Molle, el cual tiene la función de verificar y fiscalizar que las obras que se ejecutan en el relleno sanitario, cumplan con los requisitos contractuales.

El inspector técnico encontró una serie de irregularidades e incumplimientos en el contrato, pues anteriormente, no existió un ITO que supervisara los procesos al interior del relleno sanitario. Es por esto que el municipio inició una serie de presentaciones ante los órganos competentes en materia medio ambiental, realizando denuncias y querellas por los problemas medioambientales que se detectaron. Todas estas causas se encuentran actualmente abiertas y a la espera de los resultados.

Además, desde el municipio, se le exigió a la actual empresa operadora del relleno que realizara una serie de medias que permitieran el funcionamiento de este lugar. Entre ellas se encuentra el mejoramiento de todas las canalizaciones en el perímetro del recinto, para evitar que las aguas ingresen al mismo, y por saturación, se produzca contaminación, sobre todo en época de invierno. Junto con esto, se hicieron las revisiones y se solicitó el comienzo de la construcción de una planta de lixiviación, para realizar el tratamiento de las aguas grises que se generan a causa de la disposición de basura en el lugar. Esta planta actualmente se encuentra en desarrollo.

Por otra parte, se inició un tratamiento en el tranque Valencia, el cual colinda con lo que era la celda 2 del relleno sanitario, que fue desde donde se comenzó a trabajar el actual relleno sanitario. Cabe mencionar que antiguamente, en ese lugar, no existía la regularización vigente y los tratamientos de la basura eran completamente precarios, lo que terminó por contaminar las aguas del tranque por infiltración. Es por eso que actualmente se está realizando un tratamiento en este tranque, considerando su secado, el retiro del sedimento para descontaminación y posteriormente el sellado.

Patricio Cáceres, encargado de la Dirección de Operaciones de la Municipalidad de Valparaíso comentó, respecto a esta serie de medidas que “como alcaldía, reforzamos la fiscalización y mantenemos abiertas las causas. Estamos a la espera de las diligencias que los respectivos organismos competentes tienen que desarrollar y acompañaremos y haremos cumplir cada uno de los resultados que estas entreguen, para asegurar que el funcionamiento de este relleno sea bajo los términos y las condiciones ambientales que amerita este tipo de situaciones”.