El artista visual chileno más valorado en la escena internacional, Alfredo Jaar, será investido el próximo miércoles 20 de marzo con el grado de doctor Honoris Causa por la Universidad de Talca, en reconocimiento a su trayectoria artística y humana, así como por su contribución a la cultura y las artes.

La ceremonia se celebrará en el Aula Magna, Campus Talca, en coincidencia con el evento en que la casa de estudios dará inicio al año académico 2019.

“Fue sin duda una gran emoción, o más bien una verdadera conmoción. Quedé preguntándome que había hecho yo para merecer este reconocimiento tan grande y generoso de la Universidad de Talca, una institución única, extraordinaria, que nada tiene que envidiarle a ninguna institución de Santiago”, expresó Jaar tras conocer la noticia de su reconocimiento.

El artista visual, arquitecto y cineasta recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas en 2013, está radicado en Nueva York hace 37 años, donde ha desarrollado una sólida y reconocida trayectoria.

Su obra busca mostrar la realidad internacional sobre refugiados, conflictos de inmigración, racismo, contaminación, crisis sociales y geopolíticas. “En los tiempos oscuros en los cuales vivimos, es importante ofrecer alternativas a la realidad existente. ¿Se imagina un mundo sin arte? Sería invivible. El arte es como el aire que respiramos”, recalca Jaar.

Sus instalaciones artísticas combinan elementos como fotografía, arquitectura y teatro. El proyecto más importante de su carrera fue Ruanda (1994-2000), el cual reflexiona sobre el genocidio ocurrido en este país de África Central. El artista estuvo en el lugar de los hechos y capturó más 3 mil fotografías que posteriormente integraron 25 obras diferentes.

El trabajo de Jaar se ha mostrado ampliamente en todo el mundo. Ha participado en las bienales de Venecia (1986, 2007, 2009, 2013) y fue el primer latinoamericano invitado a “Documenta”, una de las exposiciones de arte contemporáneo más importantes del mundo que se celebra en Kassel, Alemania.

Además, ha realizado más de 75 intervenciones públicas de gran escala en todo el mundo y ha organizado exposiciones individuales en los más importantes museos de arte contemporáneo de Nueva York, Chicago, Londres, Roma, Helsinki, entre otros.

Pese a esta dilatada trayectoria, Jaar considera que todavía queda mucho por hacer debido a que “el arte sigue siendo muy elitista y el mundo del arte muy insular. Por ello, solo le dedico un tercio de mi tiempo al arte, el segundo tercio a intervenciones públicas, en lugares alejados al mundo del arte y, finalmente, el último tercio a la enseñanza, donde comparto experiencias con las nuevas generaciones. Sólo así me siento completo como profesional y ser humano”.

Reconocimientos

Este será el séptimo Doctorado Honoris Causa que recibirá Jaar en su carrera y el primero de parte de una universidad chilena.

Anteriormente recibió dicho reconocimiento por parte de las siguientes instituciones: University of Wolverhampton, Reino Unido (2004); The School of the Art Institute of Chicago, Estados Unidos (2007); The New School, New York, Estados Unidos (2010); State University of New York, Estados Unidos (2011); Institute for Doctorial Studies in the Visual Arts, New York, Estados Unidos (2015); y de la Accademia di Belle Arti, Macerata, Italia (2019).

Además ha recibido importantes premios y reconocimientos internacionales como el Guggenheim Fellowship (1985); MacArthur Foundation Genius Grant (2000); Premio Extremadura a la Creación (2006) y el 11th Hiroshima Art Prize (2018).

La prestigiosa página web de arte contemporáneo Artsfacts.net lo posiciona como uno de los 100 artistas vivos más influyentes de todos los tiempos, en cuya lista comparte con destacados exponentes como Gerhard Richter, Bruce Nauman, Cindy Sherman, entre otros.

Visita en 2016

En julio 2016 Jaar visitó la Universidad de Talca, cuando ofreció la clase magistral “Es difícil” en el auditorio del edificio Espacio Bicentenario. La conferencia fue destacada por académicos y estudiantes como una de las mejores en la historia de la universidad. Durante su participación el artista explicó la génesis de sus obras y denunció el escaso apoyo que enfrentan los artistas en regiones. “La labor de la Universidad de Talca es admirable, algo que pude observar en mi visita hace tres años. En un país tan centralizado como el nuestro, la institución está a la vanguardia en contra de lo que llamo la ‘tiranía de la capital’. Su nivel académico es impresionante y su acercamiento a las artes visuales es único entre las universidades chilenas. Su museo, su colección, su parque de esculturas son iniciativas extraordinarias y una invitación generosa al diálogo con la ciudad, más allá de la academia. Su Premio José Donoso es otro de los grandes aportes a la cultura de nuestro país”, concluyó Jaar.