Una nueva reclamación admitió a trámite, ayer, el Primer Tribunal Ambiental. Se trata de una causa presentada por la Asociación Indígena Agrícola San Isidro de Quipisca de la comuna de Pozo Almonte en contra de la evaluación favorable del proyecto de adecuaciones de Minera Cerro Colorado de BHP Billiton.

La asociación indígena reclama la Resolución de Calificación Ambiental, RCA, dictada por el Servicio de Evaluación Ambiental, SEA, al proyecto denominado “Adecuaciones en depósitos de lastre, caminos internos y campamento” en atención a que aumentará el aporte de material particulado al aire, y el ruido por la remoción, traslado y ampliación de la capacidad del botadero, lo que además, aseguran los reclamantes, contaminará las napas y las aguas de las quebradas que alimentan las actividades agrícolas y formas de vida de la comunidad.

La reclamación, que solicita al tribunal la invalidación de la RCA, tiene como fundamento, entre otros aspectos, que la calificación ambiental se otorgó sin la realización de una consulta indígena, que no se efectuaron reuniones con la asociación reclamante, que no se cumplió con las normas sobre información y participación ciudadana; y que no se evaluaron los impactos que se pueden generar en la salud de las personas y tampoco los que se podrían producir sobre los sitios arqueológicos.

El proyecto, que ingresó a través de una Declaración de Impacto Ambiental, DIA, es -a juicio de los reclamantes- una modificación a la Continuidad Operacional de Cerro Colorado lo que intensifica las operaciones y procesos de la explotación de cobre de la minera. No obstante lo anterior, no se evaluaron los impactos acumulativos de ambas iniciativas.

Proyecto

El proyecto reclamado contempla el depósito de los estériles (minerales de baja ley) en 87,3 hectáreas adicionales, lo que representa una capacidad extra de 86 millones de toneladas; además el tratamiento de la superficie de rodado de los caminos internos de la faena y la extensión de zonas intramuros del campamento de la minera.