• La Autoridad Marítima manifestó que si bien hubo un incremento en el número de accidentes, éste no influyó en el número de fallecidos, lo que da cuenta del compromiso del personal de la Armada de Chile y de los salvavidas por resguardar la vida de los miles de bañistas y deportistas náuticos.

Valparaíso. Con una efectividad del 94% en lo que se refiere a rescate de personas vivas, concluyó el Plan Nacional de Protección Civil de Playas y Balnearios. Así lo dio a conocer el Director de Seguridad y Operaciones Marítimas de la Armada de Chile, Contraalmirante LT Eric Solar, este viernes 15 de marzo.

Las cifras fueron entregadas en una conferencia de prensa efectuada en el Complejo de las Direcciones Técnicas Marítimas, contando con la presencia del Subsecretario para las Fuerzas Armadas, Juan Francisco Galli, y del Director General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante, Vicealmirante Ignacio Mardones.

En la ocasión, el Contraalmirante Solar expresó que la tarea permanente de la Autoridad Marítima es “preservar la vida humana en el mar”. En este sentido destacó que, previo a la temporada de playas, la Autoridad Marítima realizó charlas en establecimientos educacionales a lo largo del país, alcanzando a un universo de 14 mil estudiantes.

A ello se suma la difusión efectuada en la Región Metropolitana, logrando alcanzar con el mensaje de la autoprotección a cerca de 12.000 personas. Para la presente temporada el total de playas fue de 923, de las cuales 152 son aptas para el baño y las restantes 771 no. Con este panorama, la Autoridad Marítima desplegó a más de 2.500 funcionarios, quienes sumados a los 1.031 salvavidas trabajaron mancomunadamente en el rescate de bañistas y deportistas náuticos.

En total fueron 311 las emergencias marítimas recibidas. De ellas, 251 víctimas resultaron ilesas, 36 lesionadas, 15 fallecidos y un desaparecido. A la luz de los antecedentes, resalta el hecho de que la mayoría de los accidentes (247) ocurrieron en playas calificadas como No Aptas para el baño y sólo 64 en aquellas consideradas Aptas para el baño.

Durante la actividad, el Subsecretario Galli comentó que «la autoprotección es clave. Sin una población que no está consciente del peligro que se corre en el mar es imposible tener un resultado óptimo en materia de prevención de accidente. Están los medios de la Armada de Chile para concurrir a rescatar a las personas que sufren accidentes, pero la idea es que estos accidentes no ocurran».

Otro dato que persiste de temporadas anteriores es que en un alto porcentaje de accidentes tienen como causa la imprudencia temeraria. Respecto a la participación por grupos etarios, para la presente temporada los menores de entre 1 y 10 años tuvieron una incidencia del 27%, siguiéndole las personas entre los 16 y 25 años con el 22,5%.

El reporte respecto al lugar de residencia de las personas involucradas en las emergencias arrojó un dato que se repite de temporadas anteriores, el mayor número de afectados corresponde a la Región Metropolitana, con 119 casos equivalente al 38%; de Valparaíso 34 casos, equivalente al 11%; de Coquimbo 16 personas, correspondiente al 5%; un 24% que reúne a las demás regiones (76 personas) y un 21% correspondiente a extranjeros (66).

El Director de Seguridad de Operaciones Marítimas de la Armada destacó, además, que para la presente temporada el número de llamadas al fono 137 Emergencias Marítimas alcanzó las 9.529, de las cuales 1.317 (13,8%) fueron llamadas reales y 8.212 (86,2%) de otro tipo, incluyendo bromas.

Mientras que el Vicealmirante Mardones aseguró que «estamos contentos de la efectividad de los rescates, a los cuales hemos concurrido con los medios que dispone la Directemar. Pero por otro lado, tenemos una sensación de que todavía podemos hacer más y para lo cual tenemos que aumentar nuestras capacidades, potenciando el entrenamiento. Lo más importante es la educación. Todos somos salvavidas, todos podemos contribuir a que no surjan los accidentes».

Este año si bien hubo un incremento en el número de accidentes, éste no influyó en el número de fallecidos, lo que da cuenta del compromiso del personal de la Armada de Chile y de los salvavidas por resguardar la vida de los miles de bañistas y deportistas náuticos que llegaron esta temporada estival a disfrutar de las bondades de las playas, ríos y lagos de nuestro país.