Un total de 87 incendios forestales se encuentran activos, según informa la Corporación Nacional Forestal (CONAF), estando centradas las principales acciones de control del fuego en las regiones de La Araucanía y Maule.

De este total, 21 siniestros están en combate, 42 han sido controlados y 24 ya fueron extinguidos.

Se mantiene con alerta roja el incendio Campo Lindo de la comuna de Collipulli, en la Región de La Araucanía, el que aumentó su superficie afectada a 400 hectáreas de plantaciones de pino, registrando además afectación a centro poblado e infraestructura crítica de Las Toscas.

En la zona se han concentrado, por parte de CONAF, 1 puesto de comando, 7 técnicos, 5 brigadas, 1 maquinaria bulldozer y 1 helicóptero; mientras que las empresas forestales han enviado los siguientes recursos: Arauco con 2 técnicos, 2 guardaparques, 4 brigadas y 1 helicóptero; CMPC con 3 brigadas, 1 camión aljibe y 1 maquinaria skidder. También colaboran 3 BRIFE (Regimiento Nº3 Husares, Nº 8 Tucapel y Nº3 Victoria), Compañía de Bomberos de Collipulli y Ercilla con 2 carros bomba (12 voluntarios), 1 ambulancia ACHS (2 personas) y Carabineros de Chile de Ercilla (4 efectivos).

Igualmente, en la Región de La Araucanía y con alerta amarilla permanece el incendio Chufquen de la comuna de Galvarino, que ya lleva dañadas 400 hectáreas de pino.

Una segunda alerta amarilla continúa vigente en el incendio Lomas de Huemul de la comuna de Teno, Región del Maule, donde CONAF sigue luchando con 2 puestos de mando, 3 técnicos, 17 brigadas, 6 camiones aljibes, 2 maquinarias skidder, 9 helicópteros y 1 avión de coordinación, más 1 ambulancia ACHS (2 personas).

Este siniestro, localizado en la alta cordillera y caracterizado por fuertes pendientes, se ha prolongado durante 11 días con una afectación que ya alcanza a las 2.200 hectáreas de vegetación natural.

En este contexto, el director ejecutivo de CONAF, Rodrigo Munita, destacó la esforzada labor de los brigadistas y de todos los representantes de las organizaciones participantes en el control del fuego, por llevar protección a las comunidades rurales y evitar mayor perjuicio en la superficie forestal del país, trabajando en condiciones adversas de topografía y altas temperaturas.