La Primera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, rechazó el recurso interpuesto por Gladys Bobadilla en representación de la Asociación de Funcionarios Académicos de la Universidad de Santiago, que pretendía dejar sin efecto las elecciones de la máxima autoridad en esa casa de estudios por excluir “ilegal y arbitrariamente” a los denominados Profesores por Hora, y en la que fue reelecto el Dr. Juan Manuel Zolezzi.

Integrada por los Ministros Leopoldo Llanos (Presidente), Jaime Balmaceda y Juan Antonio Poblete, la instancia resolvió que “no existe en este caso algún acto arbitrario o ilegal cometido por los recurridos que autorice la intervención de esta Corte, como tampoco, que éste haya vulnerado garantías constitucionales de los recurrentes, motivo por el cual la acción constitucional deducida debe ser desestimada”.

El texto, además, reconoce que al no existir una adecuación a la norma general (ley Nº 21.094) “las Universidades Estatales seguirán rigiéndose por sus respectivas normas estatutarias y reglamentarias internas que actualmente le son aplicables”. Por esto, y durante un periodo de tres años, se mantiene la vigencia de los artículos 28, 29 y 30 del DFL Nº149, “que fija el Estatuto Orgánico para la Universidad de Santiago de Chile”.

Por otro lado, la deliberación cita el artículo 30 del marco normativo interno de la Universidad que sostiene: “Existirá además personal nombrado por horas de clase para colaborar en la actividad académica”; y explicita “haciendo totalmente excluyente la calidad de colaborador por horas a la de académico de la universidad”.

Más aún, el texto agrega que de haber aumentado el padrón, incluyendo a los Profesores por Hora “tal elección sería ilegal y se podrían haber hecho valer sus responsabilidades administrativas y personales”.
Cabe destacar que el dictamen es apelable.

Antecedentes de la Contraloría

Pero no sólo este antecedente legal favorecería la posición del Rector Zolezzi, ya que la Contraloría General de la República, con fecha del 25 de junio de este año, desestimó la reconsideración del dictamen Nº 7.115, que señala que los Profesores por Hora de Clase deben considerarse como no académicos para efectos de la ley de incentivo al retiro.
El requerimiento, presentado por las Asociaciones de Funcionarios Académicos y de Profesionales de dicha casa de estudios, refuerza la idea de que los Profesores por Hora no son académicos, sino “asistentes de la educación”, argumento por el cual quedarían excluidos de beneficios estatales como el incentivo al retiro.