El Pleno de la Corte Suprema en su sesión de hoy -lunes 11 de noviembre- emitió la siguiente declaración:

«Ante los sucesos de connotación pública que vive el país la Corte Suprema reunida en Pleno acordó expresar:
1° Que en un Estado democrático todas las personas tienen el derecho inalienable, imprescriptible e irrenunciable a expresar su opinión respecto de las materias de relevancia pública y que se relacionan con el quehacer del Estado en su conjunto, en un clima de recíproco respeto;
2° Que el Poder Judicial tiene el deber insoslayable de cautelar todas las libertades, derechos y garantías de las personas reconocidas en  nuestra tradición republicana y en los tratados internacionales;
3° Que, en tal sentido, se hace un deber destacar el esfuerzo y la entrega de los integrantes del Poder Judicial para mantener en funciones a los tribunales del país, garantizando de esta manera los derechos  de todas las personas, con un acceso efectivo a la justicia;
4° Que la labor llevada adelante en cumplimiento de cada una de nuestras funciones se debe seguir prestando con independencia, imparcialidad, prescindencia política, ecuanimidad y plena igualdad ante la ley y la justicia;
5° Que reconocemos en el diálogo de los actores sociales e institucionales y de todos los chilenos la forma y el procedimiento para obtener las mejores soluciones para nuestro país, buscando siempre las que conciten mayor unidad por los cauces institucionales o aquel que las autoridades competentes dispongan conforme al ordenamiento jurídico vigente,  el cual debe ser respetado en esta conversación ciudadana siempre en un ambiente de paz, que tenga como único norte el bien común  y de todos los integrantes de la nación».