Katheryne de 24 años, César de 39 y Washington de 57 que son parte del programa de Salud Mental del COSAM de Recoleta, asistieron al Estadio Monumental para presenciar el partido entre Colo-Colo y Ñublense por Copa Chile. La iniciativa fue trabajada en conjunto con la Vicepresidencia de Desarrollo Social del CSD Colo-Colo.

Uno de los objetivos del departamento es abrir el club al pueblo colocolino. Esto ha permitido el vínculo del CSD Colo-Colo con diferentes organizaciones sociales.

Raúl Silva, Vicepresidente de Desarrollo Social del CSD Colo-Colo, sostuvo que “tuvimos contacto con personas del municipio de Recoleta y se dio la posibilidad de traer invitados y los recibimos con mucho gusto”.

Silva destacó la conversación que tuvo con uno de los invitados que demostró su alegría al asistir al Estadio Monumental, “creemos que esto es el rol que debemos tener como Club, a eso nos debemos, a los socios, socias, hinchas de la institución y especialmente a quienes no tienen las facilidades para estar en nuestro estadio regularmente”.

Por su parte, el psicólogo del programa de Salud Mental, Nicolás Fernández, argumentó que “estas personas han sido vulneradas, y lo que hoy hace el club es volver a recuperar los derechos que tenemos como personas, en ese sentido darle un espacio a las personas que están en situación de calle, que puedan venir al estadio a ver al club de sus amores, logra reforzar un mejor futuro para estas personas”.

Uno de los beneficiados con la iniciativa fue César, quien sostuvo que “estar en el Monumental es un sueño, es un privilegio porque yo de niño he sido colocolino, a veces por las consecuencias de la vida uno tropieza y nunca pude conocer al equipo de mis amores. Parezco un niño de cinco años y estoy muy emocionado”.