El Internet satelital se posicionó como la mejor solución para conectar zonas aisladas del país. De esta necesidad, que se ha hecho aún más visible durante la pandemia por coronavirus, nace DemocraciaWifi, un proyecto apoyado por Corfo, que está dirigido principalmente a organismos de emergencias, telemedicina, seguridad, hogares y empresas donde el suministro de Internet no llega. 

La iniciativa además, se ha enfocado en el último tiempo de emergencia sanitaria en la educación, convirtiéndose en la alternativa idónea para generar una verdadera inclusión educativa en niñas, niños y adolescentes que viven en sectores rurales de todo Chile. 

Al respecto, Darío Valdivia, director de DemocraciaWifi, señaló que “la crisis sanitaria ha destapado aún más la brecha digital y por ende, la de educación en zonas remotas de nuestro territorio. Hemos visto que nuestra solución es capaz de ayudar a disminuir esta brecha, llevando conectividad a zonas donde no llegan las Telco tradicionales. Esperamos poder seguir creciendo este año en el país conectando más escuelas rurales y poblados aislados”.  

El proyecto se ha convertido en una importante herramienta para la educación, teniendo en cuenta que el 40% de los estudiantes de escuelas municipales y locales no tienen acceso a Internet, según cifras entregadas por María Alejandra Grebe, directora de Educación Pública del Ministerio de Educación.

DemocraciaWifi planea brindar a miles de niños teleducación en el ámbito rural para que tengan, al igual que el resto de estudiantes que viven en zonas urbanas, una educación de calidad que les signifique mayor desarrollo. 

Se trata de una tecnología patentada en Estados Unidos, la cual permite brindar Internet de banda ancha a 25 equipos a través de una red independiente de Wifi, esto debido a que dentro de sus componentes tiene una antena satelital que genera conexión en el 95% del planeta.

Son mochilas que pueden ser utilizadas en establecimientos educacionales, ubicados en sectores remotos o en casos de emergencia como desastres naturales donde las comunicaciones se vean interrumpidas, y que además, a diferencia de los proveedores tradicionales, no necesita el despliegue de fibra óptica o cables, por lo que puede cubrir áreas y lugares que el resto no puede.