Una grave situación de colapso está viviendo el servicio de urgencia pediátrica del Hospital Félix Bulnes, con el aumento del número de atenciones producto de las enfermedades respiratorias, lo que ha movilizado a la multigremial del recinto, que denunció que la alerta sanitaria por virus sincicial decretada por el Ministerio de Salud, es una decisión tardía.

Este viernes, los diputados/as de la bancada PC-Independientes, Karol Cariola y Boris Barrera, realizaron una visita inspectiva y constataron la dramática situación de los menores y las condiciones en la que el personal debe trabajar para atender a los pacientes.

Pablo de la Fuente, secretario Asociación de Profesionales Universitarios, señaló que “están llegando pacientes muy graves en el área tanto pediátrica como al adulto. Específicamente en pediatría tenemos pacientes que necesitan hospitalización crítica con personal especializado y con los insumos necesarios, ya que muchos de ellos, reciben ventilación manual por horas, lo que provoca daños irreparables al organismo”.

Ante las medidas implementadas por el gobierno, el dirigente afirmó que “la alerta sanitaria es una decisión que se ha tomado extremadamente tarde. Se está jugando con la salud de la población, que es la más necesitada de Chile”.

El dirigente pidió que los recursos que se dispusieron a raíz de esta medida, se vean reflejados en la atención y en la disponibilidad de camas para los usuarios. Agregó que el hospital de emergencia instalado por el Minsal no cumple el objetivo, ya que son dos conteiner climatizados que se emplean como sala de espera y solo atiende a los pacientes más básicos.

De la Fuente afirmó que los críticos, y que necesitan hospitalización, se encuentran en el servicio de urgencia y la situación se ha vuelto compleja con 54 niños/as hospitalizados que en su mayoría requieren camas UCI. Precisó que el aumento de atención diaria ha llegado a 314 menores, incluso hasta 400 en los momentos de más difíciles.

Para la diputada Karol Cariola, lo que sucede en el Hospital Félix Bulnes es un reflejo de la crisis sanitaria que vive la salud pública del país. “Urgencias colapsadas, donde lamentablemente hemos tenido que ver pacientes hospitalizados en las urgencias. Lo más complejo es que son pacientes pediátricos, son niños menores de edad, lactantes” indicó.

La legisladora criticó al gobierno por la forma como ha enfrentado el problema y con una reducción presupuestaria de casi la mitad de los años anteriores. Es decir de los más de 400 millones que disponían, hoy solo fueron destinados unos 230 millones de pesos.

“Estamos en una crisis sanitaria, tenemos una situación compleja. Aumentan las enfermedades respiratorias, pero el gobierno retrasa la implementación de campaña de invierno, no decreta la crisis sanitaria en el país y por otro lado, disminuye el presupuesto. O sea, esto es contribuir a aumentar la deuda hospitalaria de este recinto a costa de los niños y niñas del hospital Félix Bulnes y también de las personas de nuestro país y eso es violar los derechos humanos de los niños/as y de las personas que se atienden en la salud pública” puntualizó.

Por su parte, el jefe de la bancada PC-Independientes, diputado Boris Barrera, valoró el trabajo del personal que “a pesar de toda las condiciones desfavorables, los trabajadores y trabajadoras tratan de entregar y solucionar de manera ingeniosa muchas veces el problema de falta de recursos principalmente”.

Añadió que solicitarán al ministro Jaime Mañalich una reunión para abordar esta situación que es muy similar a la que ocurre en el Hospital San José, que en ese caso con una mayor demanda, pero con una disminución de los recursos para hacer frente a la alerta sanitaria.

“No hay explicación alguna para estar en esta condición en la que se encuentra el hospital y toda la zona que cubre el sector más postergado de la Región Metropolitana, por lo que vamos a hablar con el ministro sobre este problema y sobre la puesta en marcha del nuevo Hospital Félix Bulnes”, acotó el diputado Barrera.