La semana estuvo marcada por la vuelta a clases presenciales y los protocolos utilizados para el retorno lo más seguro posible- desde el punto de vista sanitario- a los establecimientos educacionales.

A pesar de la diferencia de opiniones que genera encontrarse nuevamente en las aulas, algunos estudiantes, profesores y profesionales de la educación asistieron a sus escuelas e instituciones para continuar con el proceso de enseñanza-aprendizaje que estaban llevando a cabo a través de plataformas digitales debido a la pandemia del Covid-19.

En este sentido, el nuevo escenario educativo presenta diferentes desafíos y ventajas. Una de ellas es la interacción social entre estudiantes y profesores.

“Es importante resaltar, que la presencialidad y los docentes nunca serán reemplazados por una educación virtual, ya que ambas tienen diferencias bien marcadas siendo una de ellas la parte humana, empatía y socialización de contacto físico presencial”, aseguró Omaira Golcheidt, doctora en Ciencias de la Educación y asesora curricular del Proyecto de Formación Inicial Docente (FID) de la Universidad Católica del Maule (UCM).

Al respecto, la experta en educación enfatizó la importancia que tiene socializar con otros, especialmente para los estudiantes que se encuentran en etapa formativa.

“Se hace necesario establecer la socialización presencial y su interacción con los pares dentro de sus espacios de enseñanza aprendizaje. Especialmente a los más pequeños, quienes están en proceso de formación y socialización”, aseguró.

Aprendizaje virtual 

La enseñanza durante este tiempo se ha llevado a cabo a través de la conexión a internet y el uso de herramientas tecnológicas. 

Ante este escenario, la vuelta a clases o presencialidad, tiene sus ventajas, al igual que la educación virtual que continuará siendo protagonista en este nuevo contexto.

“El aprendizaje virtual tiene muchas ventajas y desventajas, ya que potencia el análisis crítico de los estudiantes, su autonomía en el proceso de enseñanza aprendizaje y la investigación, además que lleva al estudiante a ser administrador de su tiempo”, comentó la académica.

En este mismo tema, la educación virtual ha presentado aprendizajes para los estudiantes y sus cuidadores o padres que han participado activamente en el proceso. 

“Hay estudiantes donde su núcleo familiar se ha integrado a su proceso de formación virtual generándose resultados académicos brillantes. Por lo que hay que resaltar la frase Querer es poder, argumentó.