La llegada de la primavera y las altas temperaturas ha generado que el uso de mascarillas traiga algunas complicaciones en la piel como lesiones y granos que generan preocupación. Los expertos llaman a extremar los cuidados de la cara para evitar las enfermedades cutáneas, donde lo principal es cuidar la salud de todos.

La dermatóloga de Clínica MEDS, Viera Kaplán, explica que el ambiente oclusivo y húmedo que genera la mascarilla promueve el sobrecrecimiento de algunos microorganismos que habitualmente viven en la piel y que pueden generar enfermedades y malestar en las personas, como la dermatitis seborreica o empeorar la rosácea que se produce por la dilatación de los vasitos ante ambientes calurosos y húmedos.

La especialista advierte que “la única forma que tenemos de prevenir esto es con los cuidados previos y posteriores de la cara y usar la mascarilla el tiempo que corresponde. Si bien lo ideal sería eliminar la mascarilla, la prioridad es el tema sanitario, por lo que tenemos que evitar las posibles complicaciones con limpiadores emolientes para cada tipo de piel”.

Cómo prevenir las lesiones cutáneas

Cómo prevenir que aparezcan las lesiones en la piel va a depender fundamentalmente de cada persona. En pacientes que no tienen patologías previas a la piel se recomiendan cuidados generales con aseos suaves antes y después del uso de la mascarilla. “Lo ideal es una limpieza con un tónico suave, luego una crema humectante y después usar la mascarilla”, explica la doctora Kaplán.

Agrega que también es fundamental no usar la misma mascarilla más de 2 a 3 horas. “En el caso de usar mascarillas desechables, usarlas por el período indicado o hasta que se humedezcan; y en el caso de las mascarillas reutilizables es muy importante lavarlas con detergentes hipoalergénicos, con doble enjuague, evitar usar suavizantes y que sean de materiales en base a algodón”, indica la especialista de Clínica MEDS.

En caso de que aparezcan lesiones es importante consultar a un dermatólogo, ya que es necesario estudiar su origen y si se trata de reacciones acneiformes, de una rosácea o de una dermatitis seborreica, para el tratamiento adecuado.
Si el paciente tiene enfermedades previas como rosácea, acné o una dermatitis seborreica va a tender a empeorar su patología de base con el uso de la mascarilla, por lo que es fundamental seguir el tratamiento adecuado para cada patología.

No olvide el protector solar

A la hora de salir a la calle o ir a la playa hay varios aspectos en el uso de la mascarilla que se deben considerar. El primero es que aún no se estandariza qué mascarilla es más inocua para la piel, por lo que no hay un tipo más recomendable que otro. “Es por esto que lo ideal es desecharla cuando haya cumplido su función porque se va a humedecer y va a haber crecimiento bacteriano. Independiente de que sea desechable o no, después de 2 ó 3 horas hay que cambiarla o lavarla”, insiste la doctora Kaplán.

Tampoco hay que olvidar el uso de protector solar, pues aunque se use mascarilla hay sectores del rostro que quedan descubiertos y, dependiendo del material de la mascarilla, habrá algunas que protejan y otras no de los rayos ultravioleta.

“El protector solar tiene que ser siempre factor 30 o superior y el tipo de protector va a depender de cada tipo de piel. En pieles con acné serán más recomendables aquellos donde predomine el componente acuoso y en pieles secas los protectores más oleosos. Es fundamental replicar su uso cada tres horas y de manera abundante, por lo menos dos gramos para cubrir toda la cara”, indica la dermatóloga de Clínica MEDS.

No se maquille

Una de las recomendaciones para este verano es no maquillarse si tiene que usar mascarilla. La doctora Kaplán explica que el maquillaje no es recomendable, porque afecta el acople de la mascarilla, lo que le resta seguridad a su uso. La especialista agrega que “el maquillaje además de afectar el acople de la mascarilla tiene un efecto oclusivo y afecta la apertura folicular, por lo que puede estimular las reacciones acneiformes”.