A esa conclusión arribó la Comisión de Salud del Senado tras recibir, este jueves, a las autoridades de Salud y al director del hospital. Auditoría no reveló las causas y ministro Santelices ordenó una investigación más profunda. Y el senador Girardi anunció una ley que otorgue atención prioritaria a personas de la tercera edad y enfermos de cáncer.

La Comisión de Salud del Senado, presidida por el senador Guido Girardi, e integrada por los parlamentarios, Carolina Goic, Francisco Chahuán y Rabridanath Quinteros, recibió este jueves al ministro de Salud, Emilio Santelices, a la subsecretaria de Redes Asistenciales, Gloria Burgos y al director del Hospital San Borja Arriarán, Patricio Vera para analizar la crisis que vive ese recinto asistencial en relación a sus pacientes oncológicos.

La situación fue revelada por los propios oncólogos del recinto quienes a través de una carta denunciaron un mal uso de recursos en los tratamientos contra el cáncer en el hospital a raíz de falta de hora de pabellón y carencia de implementos quirúrgicos necesarios.

Básicamente la denuncia señala que no todos los pacientes se le podían colocar un catéter central para hacerles la quimioterapia y se tenía que hacer de manera intravenosa lo que es mucho más doloroso y no se podía cumplir con los ciclos necesarios para cumplir la terapia.

Al término de la reunión el ministro Santelices señaló que “en cuanto supimos de esta situación -a través de los medios- convocamos al director del Hospital para que entregara detalles y pedimos una auditoria cuyo resultado conocimos ayer y señala que no se logra evidenciar ninguna práctica fuera de lugar y no se puede concluir que haya procedimientos mal llevados”.

El secretario de Estado agregó que “estamos ante una denuncia grave y hemos sido categóricos de pedir una investigación más profunda en un plazo que no exceda las cuatro semanas, y a partir de esa información tomar las medidas pertinentes”.

Por su parte el senador Girardi señaló que “en el Hospital Arriarán tenemos un muy buen equipo de oncólogos y el cuello de botella no está ahí. Ellos señalan que hacen indicaciones médicas de vías que son más adecuadas para una quimioterapia, porque no da lo mismo la vía que se utilice. Una persona con cáncer está viviendo un momento dramático y se siente débil, deprimido y angustiado… no da lo mismo si la vía le duele o no le duele, lo mismo ocurre con los ciclos de implantación de la dosis”.

El parlamentario agregó que “esto se debe a que los hospitales no tienen médicos especialistas y se requieren cirujano vascular, anestesista o cirujano general para que le instalen catéter a los pacientes que lo están esperando. Pero el director del hospital no tiene los medios para contratar esos profesionales”.

Girardi afirmó que la auditoría “no dice mucho y hay que hacer otra investigación, pero sabemos que el problema es de recursos humanos. Este no es problema de este gobierno, viene pasando hace mucho tiempo, pero ya es tiempo que esa deuda se resuelva de una vez por todas”.

El senador anunció que “vamos a presentar una iniciativa legal para darles prioridad a los pacientes de la tercera edad y a los que tienen cáncer, porque se están jugando la vida”.