¨Construir una sociedad fraterna, unida, responsable y justa a partir del dialogo y la paz¨ es la propuesta que hace la Asociación de Diálogo Interreligioso para el Desarrollo Humano (ADIR) y la Gran Logia de Chile, en la Declaración Pública que firmaron el viernes.


El actual contexto de descontento social y de pandemia que se arrastra por meses impidiendo el normal desarrollo de la vida y de la aparente incapacidad para desarrollar diálogos entre estamentos y actores de la sociedad nacional con respeto mutuo, es lo que ha llevado a ambas Instituciones a firmar una Declaración Pública que destaque los puntos que los une sin insistir en lo que separa y distancia.

Existe consenso que el sentare a conversar, sin otro interés que sea el conocerse, debe darse entre todos los habitantes de este país. En este contexto, se puede dar una diálogo auténtico e inclusivo de modo de para el desarrollo de la sociedad nacional-

Ambas Instituciones expresan su intención de colaborar para el desarrollo de la sociedad nacional un espacio de encuentro y diálogo para compartir la misma mesa y descubrir, en un intercambio respetuoso y tolerante, quienes son, para despejar dudas y superar el desconocimiento y los prejuicios que los separan y desunen.

El Gran Maestro de la Gran Logia de Chile Sebastián Jans Pérez expresó que para la Gran Logia de Chile esta firma de esta Declaración constituye un momento histórico y además se da en un contexto país que requiere los mejores esfuerzos, desde una mirada superior. “La búsqueda de lo superior es la condición humana y debe darse en un ambiente de paz y de dignidad. Es aquí donde ADIR Chile y la Gran Logia de Chile coinciden. Nuestro país requiere un espíritu fraternal, se debe restablecer la condición de hermandad”, subrayó Jans.

Por su parte, Mohamed Said Rumie Presidente Directorio Asociación Chilena de Diálogo Interreligioso para el Desarrollo Humano –ADIR CHILE manifestó que creen firmemente que juntos, la Gran Logia de Chile y ADIR Chile pueden aportar en un plano de igualdad a colaborar y ayudar a que la paz social se restablezca, bajo términos de igualdad de derechos y reconocimiento de todos los que viven en este país. “Esperamos, que a través de esta firma, contribuir en forma humilde a construir unidos una Patria mejor”, cerró Said.

Confían que este sea el comienzo y la señal de un proceso al que se sumen todas las personas que estén dispuestas a entregar lo mejor de sí en beneficio de nuestro país. Es, además, el propósito de este primer paso, el hacer extensiva esta Declaración Pública a otras áreas y/o sectores del quehacer nacional donde los talentos y recursos humanos de ambas instituciones puedan sumarse y juntos contribuir a un proyecto país que reúna y proponga las mejores condiciones para Chile y su futuro.