A través de un pronunciamiento respecto a una consulta ante la contraloría sobre salmoneras dentro de Reservas Nacionales, la oficina central de Conaf indicó que: «no pueden otorgarse, aprobarse ni evaluarse concesiones de acuicultura, en el caso en particular, o más bien al menos no es posible antes que se expliciten los objetos de protección del área protegida. Lo anterior es una obligación para el Estado de Chile proveniente de la propia Convención de Washington, y en aplicación de los principios precautorio y preventivo que rigen toda actividad de la Administración del Estado en materia ambiental”.

 

Ante esto, la organización ambientalista Greenpeace asegura que: “Blumar, la empresa involucrada en el reciente escape masivo en la Región  de Los Lagos, tiene dos de las concesiones salmoneras ilegales que se ubican  dentro de la  Reserva Nacional Kawésqar y que consideran producir un estimado de 30.500 toneladas de salmones, lo que equivale a casi un tercio de la producción actual de la región”.

Julio 2020.- Greenpeace, Fima y Fundación AIDA aseguran que las concesiones acuícolas ubicadas en la Reserva Nacional Kawésqar son ilegales. Su posición se sustenta con lo informado por la CONAF central a Contraloría en esta materia indicando que: “No pueden otorgarse, aprobarse ni evaluarse concesiones de acuicultura, en el caso en particular, o más bien al menos no es posible antes que se expliciten los objetos de protección del área protegida. Lo anterior es una obligación para el Estado de Chile proveniente de la propia Convención de Washington, y en aplicación de los principios precautorio y preventivo que rigen toda actividad de la Administración del Estado en materia ambiental”. ( adjunta).

 

La Reserva Nacional Kawésqar, nace a comienzos de 2018, de la recategorización de la antigua Reserva Forestal Alacalufes, a partir de una consulta indígena con comunidades del Pueblo Kawésqar, en donde se definió la protección del área marina como una respuesta a las demandas de éste pueblo originario.

 

“Esta declaración de la dirección nacional de CONAF, es fruto de un proceso legal y administrativo que hemos iniciado junto con las comunidades Kawésqar por la defensa del mar, y las organizaciones FIMA y AIDA para lograr detener la expansión de la industria salmonera al interior de la Reserva Nacional Kawésqar, en donde seguiremos apelando a la Contraloría General de la República para que se pronuncie sobre esta ilegalidad constante que están cometiendo los organismos del estado, y sobre la CONAF, para que haga valer el compromiso con las comunidades del Pueblo Kawésqar que está consagrado en el Decreto que dio creación a la Reserva”, explica Mauricio Ceballos, vocero de Greenpeace en Chile.

 

Y agrega: “Blumar, la empresa  involucrada en el reciente escape masivo en la Región  de Los Lagos,  tiene dos de las cinco concesiones salmoneras ilegales que se ubican  dentro de la  Reserva Nacional Kawésqar y  que tienen estimado producir 30.500 toneladas de salmones, lo que equivale a casi un tercio de la producción actual de la región. Estas concesiones fueron aprobadas por el Servicio de Evaluación Ambiental   en un proceso que, a la luz del pronunciamiento del jefe de CONAF, incumplió tanto la legislación nacional pues debió haber ingresado por Estudio de Impacto Ambiental y así contemplar medidas de mitigación, compensación y reparación de los daños como el Convenio de Washington, firmado a nivel internacional. No es posible que esto siga ocurriendo”.

 

Para Florencia Ortúzar de AIDA: “El desarrollo de la acuicultura en reservas nacionales únicamente puede ser autorizado en la medida que tal actividad resulte compatible con los fines ambientales para los cuales se protegieron dichos espacios. Ese tipo de acuicultura es la que definieron los pueblos Kawésqar en la consulta indígena que se les hizo con ocasión de la creación de la reserva nacional “acuicultura de pequeña escala, de carácter comunitario que contemple sólo especies nativas”.

 

Dos criterios desde CONAF

 

Hace algunos días, el director regional de Conaf, Mauricio Véjar, indicó que “la Reserva fue creada como tal, el 30 de enero de 2019 y con anterioridad a ello ya existía un sinnúmero de concesiones otorgadas, no es que posterior a la Reserva haya salido este tema. La actividad acuícola ya se estaba produciendo mucho antes de declararse como Reserva Nacional”.

 

Respecto a la contradicción que se genera entre las declaraciones de este funcionario y el pronunciamiento la oficina central de Conaf,  Leticia Caro, representante de la comunidad kaewsar en la región enfatizó que: “Nos parece irresponsable que un empleado de conaf, como es el caso de Mauricio Vejar, director de CONAF Magallanes, declare públicamente que se pueden aprobar concesiones de salmonicultura en la Reserva Nacional kawésqar, desconociendo las resoluciones de CONAF nacional , las que dicen claramente que no se acepta Salmonicultura en la Reserva.  Mauricio Vejar , desconoce la realidad de nuestro pueblo y su cosmovisión.  Como miembros del Pueblo Kawésqar y además defensores del mar, exigimos respeto y cumplimiento de lo que quedó estipulado en la consulta Indigena, el decreto es claro y las resoluciones emanadas de CONAF nacional también”.

 

Finalmente, El Director de FIMA, Ezio Costa asegura que: “Las declaraciones del director de CONAF de Magallanes, Mauricio Véjar,  proclives a la industria salmonera, no se alinean con la opinión técnico-jurídica que tiene la oficina central de CONAF, sobre su deber de protección en las áreas protegidas. Ello es gravísimo si consideramos que CONAF Magallanes está liderando el proceso de creación del Plan de Manejo, el que además debe hacerse cargo de las obligaciones adquiridas por el Estado en el proceso de consulta indígena”.