En medio del inicio del Festival de Viña del Mar, Greenpeace alertó que el verdadero «monstruo» de Viña es la sequía y que está en Peñuelas, no en las gradas de la Quinta Vergara.

«La situación del lago Peñuelas, como mucho otros embalses del país, es crítica. Peñuelas, encargado de entregar agua potable a Viña del Mar y Valparaíso, hoy apenas tienen un 1% de su capacidad. En la práctica, es un lugar seco, muerto y que hace vaticinar un escenario muy complejo de aprovisionamiento de agua para la V Región», señaló Mauricio Ceballos, vocero de Greenpeace.

En este contexto, activistas de la ONG medioambiental llegaron al ahora seco lecho de Peñuelas para advertir el rostro sin agua de un lugar que suele ser visitado masivamente por quienes se dirigen hasta la Quinta Región.

Greenpeace advirtió que a la situación de Pueñuelas se suma lo que pasa en el embalse Los Aromos, ubicado en Limache, también clave en la entrega de agua a Valparaíso y Viña del Mar, el cual hoy apenas tiene un cuarto de capacidad.