Empresa dedicada desde hace 20 años a la construcción de viviendas, incorpora ahora espacios especialmente pensados para el trabajo remoto y las clases on line.

La pandemia no sólo trajo nuevos desafíos a la hora de trabajar, comunicarnos, asistir a clases o comprar a distancia. También generó nuevas formas de pensar las viviendas sociales y para clase media, por parte de las constructoras; debido a que hoy las familias permanecen mucho más tiempo al interior de su casa.

El tercer “Barómetro del Trabajo” realizado por la Fundación Fiel y la Central Unitaria de Trabajadores constató que un 52% de los chilenos ha debido trabajar de manera remota debido a las restricciones sanitarias. Entre los trabajadores que pertenecen a sectores vulnerables, un 42% lo hace desde su casa, indica el estudio publicado en noviembre pasado.

Por esta razón, Inmobiliaria Martabid, constructora que desde hace 20 años se dedica a construir viviendas para la clase media con integración social entre Talca y Puerto Montt, sumó este año un nuevo tipo de solución.

Básicamente se destina un espacio entre los dormitorios, donde se incluye un escritorio, pensado especialmente para el concepto “Home Office”, además de un tablero que permite la contratación de internet y wi-fi con cualquier compañía, para así impedir los monopolios que se generaban en cada barrio.

Para José Miguel Martabid, Director Ejecutivo de la Inmobiliaria, esto se trata ante todo de un tema de dignidad: “quienes trabajamos en construcción no podemos conformarnos con hacer casas. Tenemos que mirar a las ciudades y a su gente. Y si antes nos preocupamos de crear barrios integrales con buenos accesos, multicanchas, plazas y espacios para jardines infantiles, hoy debemos ir más allá y ver que la gente está trabajando desde sus casas; por lo que se debe destinar un espacio para ello y ojalá no hacerlo desde el comedor o la cocina, porque eso disminuye su concentración laboral y a la vez afecta los espacios del resto de la familia”.

Hoy en Temuco se encuentra en plena construcción el proyecto “Don Joaquín 2”, situado en la Localidad de Labranza. Aquí el modelo Maule, de 68,89 metros cuadrados, cuenta con tres dormitorios, baño, living-comedor, cocina con comedor de diario incluido y el citado “Home office” entre el dormitorio principal y el segundo dormitorio. Además, la vivienda está emplazada en un barrio integral, con amplia conectividad, áreas verdes, multicancha y plazas para niños, muy cercano a locales comerciales.

La iniciativa ha tenido una positiva recepción entre los futuros moradores. Además, el Home Office de Inmobiliaria Martabid incluye un escritorio, donde pueden caber hasta dos cubículos, pensados para una correcta conexión a clases on line o el trabajo remoto que sin duda parece haber llegado para quedarse.