Mediante talleres, la académica Lorena Hermosilla junto a los estudiantes de último año de la carrera, ayudan a los educadores y padres a hacer conscientes las prácticas que refuerzan los estereotipos de género. Afectividad, violencia en el pololeo y relaciones interpersonales saludables, son algunos de los temas que han abordado en talleres y conversatorios con instituciones educativas. 

Lo rosado para las niñas, lo azul para los niños. La pintura y la danza para las niñas, los juegos rudos y de contacto, para los niños. Estos suelen ser comportamientos que culturalmente se han aceptado por décadas y que, incluso, se reflejan en el sistema educativo. 

Y aunque resulten comunes, se hayan normalizado y muchos los repitan, lo cierto es que, algunos expertos advierten que estas conductas refuerzan estereotipos y aumentan las brechas de género. Lorena Hermosilla, académica de la Escuela de Psicología de la Universidad Católica del (UCM), plantea que es necesario que los educadores y los padres hagan conscientes estas prácticas para poder superarlas.

Por ello, desde el Centro de Atención Psicológica Integral UCM junto a los estudiantes de último año de la carrera, realiza talleres al respecto y ofrece acompañamiento vía online desde la iniciativa Espacio del Encuentro vía Whatsapp. 

“Una de las unidades temáticas en prebásica tiene qué ver con la familia y los roles dentro de ella, también una revisión sobre profesiones u oficios y muchas veces, sin querer, los educadores van sesgando estos contenidos con brechas de género. Un bombero siempre es un hombre, la mujer siempre como enfermera o cocinera. Los hombres son médicos, policías, militares, mecánicos. En los deportes siempre un boxeador, en un lugar de una boxeadora”, ejemplifica Hermosilla. 

IMPACTO EN LA SALUD MENTAL

¿Cómo favorecer entonces la educación no sexista? La académica argumenta que se logra “entendiendo el fenómeno que sostiene la perspectiva de género y entiendo que el rol de género en la sociedad ha sido sostenido desde la desigualdad. Hay una brecha de género en el mundo laboral, educativo, social, cultural y, es importante entender que este fenómeno atraviesa nuestra crianza, nuestra matriz de valores y cultural, por ende, somos y hacemos lo que hacemos desde esas concepciones que, muchas veces, refuerzan los estereotipos”. 

De acuerdo con Lorena Hermosilla, “la evidencia ha relevado el lugar de las intervenciones tempranas en la prevención de violencia de género y eso hace que se ponga el énfasis en una educación en la primera infancia que tenga perspectiva de género y que potencia y posibilite una educación centrada en la igualdad de género”

Y añadió que “Invertir en educación con perspectiva de género es invertir en salud mental y no solo salud mental infantil sino de todos, es prevención de la violencia en todas sus formas y es importante mirarlo desde esa lógica”. 

EN LA VOZ DE LOS FUTURO PSICÓLOGOS

Martina Mihovilovic, estudiante de último año de Psicología UCM y quien junto a Lorena realiza los talleres y participa de Espacio del Encuentro; “son temas muy poco abordados. En las revisiones que he hecho, me ha costado mucho encontrar material educativo porque es un tema reciente y muy actual. Me siento orgullosa por poder llevar esta línea de perspectiva de género porque nunca se aborda, esto debería estar dentro del currículum oculto de los colegios porque es muy relevante y debe seguir desarrollándose para que más gente se atreva a abordarlos y a visibilizarlos”.