El embajador del gobierno interino de Venezuela en Chile, Carlos Millán, solicitó a la comunidad internacional mantenerse vigilantes y garantes de los derechos humanos de los representantes diplomáticos y demás designados por el presidente encargado, Juan Guaidó, luego de que funcionarios de Nicolás Maduro irrumpieron su vivienda paterna en la localidad de Naguanagua, en el estado Carabobo.

La tarde de hoy miércoles, efectivos del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), policía política del régimen, ingresaron de forma ilegal al lugar de residencia de la familia de Carlos Millán, causando temor a sus abuelos Amalia Arteaga y Freddy Millán, de 71 y 69 años de edad, respectivamente, quienes viven en dicho domicilio.

“Pedimos a la comunidad internacional hacer seguimiento a las reiteradas violaciones de los derechos humanos y las arremetidas de Maduro contra nuestros familiares por razones políticas”, así lo señaló Millán, recién designado como representante diplomático de Juan Guaidó en Chile.

Es de resaltar que, 16 días antes, también fue allanada la vivienda del embajador del gobierno interino venezolano ante la Mancomunidad de Las Bahamas, Rafael Domínguez, así como también de los miembros del Consejo Nacional de Defensa Judicial David Natera, Gabriel Gallo, Romer Rubio, Arghemar Pérez Sanguineti, Jonathan López y Freddy Orlando.

“Responsabilizamos al régimen de Nicolás Maduro y sus cuerpos represores de cualquier situación que pueda suceder a mis familiares”, alertó Millán a través de sus redes sociales.

Para el representante venezolano se trata de una nueva escalada de amedrentamientos por parte del régimen contra quienes buscan el restablecimiento de la democracia, la institucionalidad y el respeto por los derechos fundamentales en Venezuela.

Reiteró la necesidad del apoyo internacional para ser voceros de las acciones intimidatorias que continuamente realizan Maduro y sus funcionarios, y que han quedado plasmados en los informes de los organismos internacionales garantes de los derechos humanos.