El ministro secretario general de la Presidencia, Gonzalo Blumel, junto a los ministros Isabel Plá y Nicolás Monckeberg, visitaron una panadería del Barrio Yungay para conversar con las trabajadoras del lugar sobre los avances y beneficios del Proyecto de Ley Sala Cuna Universal, el cual fue aprobado —en general— este miércoles en la Comisión de Trabajo del Senado.

El proyecto busca extender el beneficio a todas las trabajadoras, sin distinguir entre dependientes e independientes, o el número de mujeres de la empresa.

Durante la visita, los ministros conversaron con las mujeres que trabajan en la panadería, quienes serán directas beneficiaras una vez se apruebe el proyecto en el Congreso y se ponga fin a la discriminación arbitraria que establece el Código del Trabajo, el cual limita el derecho a sala cuna solo para trabajadoras de empresas que tengan contratadas 20 o más mujeres.

El ministro Gonzalo Blumel sostuvo que el avance de este proyecto “nos tiene muy contentos porque es una muy buena noticia para el país y, en especial, para las mujeres. Se trata de uno de los compromisos emblemáticos del Programa de Gobierno del Presidente Sebastián Piñera y nos va a permitir avanzar con mucha fuerza en nuestra agenda de infancia y terminar con las discriminaciones legales aún vigentes que muchas mujeres enfrentan y que les impiden acceder al mundo del trabajo”.

Y agregó: “lo que hace es terminar con una vieja y odiosa discriminación que sufren las mujeres porque la actual ley establece una obligación a las empresas que tienen más de 20 o más trabajadoras de proveer sala cuna, pero no establece la misma obligación para las empresas que tienen 19 o menos trabajadoras”. “Lo que hace esta iniciativa —continuó— es darle derecho a la sala cuna a todas las trabajadoras y padres que tienen la tuición sobre sus hijos. Entonces es tremendamente importante porque va a permitir que más mujeres puedan acceder a más trabajo y un mejor empleo, permite avanzar en nuestra agenda de infancia y fomenta la co-responsabilidad, porque hoy los tiempos exigen que los hombres tengamos las mismas obligaciones y deberes que las mujeres”.

Asimismo, informó que el gobierno mantendrá este proyecto con suma urgencia con fin de acelerar su tramitación. “Queremos que sea ley este año y que podamos ya hacer realidad el derecho a sala cuna para todas las madres y padres trabajadoras de este país”, concluyó.

En tanto, la ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Isabel Plá, reafirmó que “una de las prioridades del Gobierno del Presidente Sebastián Piñera es multiplicar las oportunidades laborales y de empleo remunerado para las mujeres de Chile, ya que más de la mitad de las mujeres en nuestro país en edad de trabajar no acceden a un empleo remunerado y una de las principales razones es el cuidado de la familia”.

El beneficio contempla una cotización adicional de un 0,1%, que será de cargo del empleador, por ejemplo, en el caso de una trabajadora que tenga un sueldo de 400 mil pesos, la empresa tendrá que pagar todos los meses $400 pesos adicionales y garantizará una sala cuna de $245 mil pesos para hijos menores de dos años.

Por su parte, el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, afirmó que este proyecto de ley es una prioridad para el Gobierno, pues “es una reforma que permitirá aumentar la participación laboral femenina, que actualmente alcanza el 49%, con una brecha de 17 puntos porcentuales respecto a los hombres; busca disminuir las brechas salariales entre mujeres y hombres, aumentar la productividad y el crecimiento del Producto Interno Bruto, con un impacto en productividad, además de permitir que las mujeres cuenten con ingresos propios de manera de aumentar sus oportunidades y la de sus familias”.

Detalles del proyecto

En líneas generales, el Proyecto de Ley crea un “Fondo Solidario para Beneficio Social de Educación Parvularia en Nivel de Sala Cuna”, que cubrirá el cuidado de menores de hasta 2 años.

Éste se beneficiaría en base a cotización de cargo del empleador de un 0,1% de las remuneraciones o rentas imponibles, más un aporte permanente del Estado de US$16,26 millones (225.792 UTM), y, en caso de ser insuficiente, el Estado completará la diferencia.

La regulación y fiscalización estará a cargo de la Superintendencia de Pensiones y la administración del Seguro estará a cargo de una sociedad anónima de capital mínimo (5.000 UF) y de giro único.