Durante la sesión celebrada el pasado 24 de marzo en la Comisión de Mujeres y Equidad de Género de la Cámara de Diputados, para escuchar a organizaciones de la sociedad civil en la discusión que pretende despenalizar el aborto hasta las 14 semanas de gestación, la cofundadora de Movimiento de Mujeres Reivindica, Rosario Vidal, manifestó su preocupación ante un aparente conflicto de interés, por cuanto el proyecto en revisión habría sido redactado por organizaciones financiadas por terceras partes que podrían sacar dividendos económicos, como lo es International Planned Parenthood Federation (IPPF). 

“No podemos dejar de plantear algo que nos preocupa tremendamente, y es que, según sus palabras, señora presidenta, en la primera comisión que inició el análisis de este proyecto, y hoy lo volvió a reiterar, Ud. se refirió a las representantes de Corporación Humanas y Mesa Aborto como las autoras del proyecto, y ambas instituciones reciben financiamiento directo de IPPF, prestadora mundial de servicios de aborto y lobby”. Dijo Vidal, al cierre de su presentación, agregando que “este proyecto se debe rechazar, también por tener un conflicto de interés en su formulación, a nuestro parecer”.  

Efectivamente, durante la primera sesión celebrada el 13 de enero, la diputada Maite Orsini, presidenta de la Comisión, presentó a Mesa por el Aborto y a Corporación Humanas como las gestoras del proyecto. Posteriormente, cuando se le solicitó que en futuras comisiones todas las posturas se viesen representadas, señaló que “esta comisión en particular era para exponer el proyecto, entonces invité a quienes habían hecho el proyecto, para explicarlo”, refiriéndose justamente a las expositoras Gloria Maira de Mesa por el Aborto y a Camila Maturana de Corporación Humanas.  

El Conflicto

Como consta en su página web, Corporación Humanas recibió USD 20.000 en 2018, provenientes de IPPF, reconocida cadena global de clínicas abortivas y brazo internacional de la estadounidense Planned Parenthood, responsable de más de 3 millones de abortos en los últimos 10 años.

Por su parte, Mesa Aborto está compuesta tanto por Aprofa, representante oficial de IPPF en Chile, como por Fondo Alquimia, que en su página web también informa haber recibido aportes de IPPF en 2019, pero sin especificar el monto. 

En el reporte anual 2019 de IPPF en tanto, la internacional se adjudica haber introducido 2 Iniciativas Políticas y/o Cambios Legislativos Exitosos en Chile, entre 2016 y 2019. 

Cabe agregar que IPPF está presente en 142 países, en los que distribuye sus más de 46 mil clínicas, financiadas casi en un 90% con aportes gubernamentales. 

Reacciones

Al ser increpada por la diputada Karol Cariola, la vocera de Mujeres Reivindica aclara que se trata de información pública, disponible para quien lo quiera consultar y agrega que “si a todos nos interesa saber si hay un conflicto de interés real, tal vez debiera abordarse específicamente una comisión donde veamos esas relaciones, porque se produce en este fenómeno una tercerización del lobby. Es decir, una empresa que se ve beneficiada que es una prestadora de servicios, en vez de hacer un lobby directo, financia a intermediarios que lo hagan”. 

Finalmente, la diputada Orsini precisó ser ella la autora del proyecto, habiéndolo presentado “como recomendación de estas organizaciones y en diálogo con ellas”, desestimando así el conflicto planteado por Movimiento de Mujeres Reivindica. 

Esto, tan sólo minutos después de que abriera la sesión diciendo que: “Yo no he puesto ninguna invitada que tenga que ver conmigo, sino que he sido fiel a lo que las organizaciones que redactaron el proyecto nos han solicitado”.