Durante la inauguración de la Cumbre de Líderes Climáticos convocada por Joe Biden hoy, la Ministra del Medio Ambiente de Chile y actual Presidenta de la COP25, Carolina Schmidt, fue invitada a participar.

En la instancia, Schmidt recordó que en la COP25 en Madrid se estableció un mandato para abordar los océanos bajo la agenda de la Convención Marco de Naciones Unidas de Cambio Climático, un paso crítico para integrar las agendas climáticas y ambientales y resaltar el potencial de los océanos para abordar la crisis climática.

También mencionó uno de los logros más transformadores de la COP25, la Alianza de Ambición Climática para la Carbono Neutralidad que, por primera vez, unió a las partes y a los actores no estatales para trabajar hacia la Carbono Neutralidad para 2050 a más tardar, como lo exige la ciencia.

“Los líderes climáticos alrededor del mundo reconocen que la neutralidad de carbono para 2050 a más tardar no es solo un imperativo ético, sino también una condición clave para el desarrollo económico y un futuro próspero y resiliente”, dijo Schmidt.

“El mundo nos está mirando y aceptará nada menos que un resultado balanceado y ambicioso en la COP26 que debe considerar la mitigación, la adaptación y las finanzas como igualmente urgentes”, agregó la Presidenta de COP25.

“Instamos a todos los países y organizaciones no estatales a que den un paso al frente: por las personas, el planeta y la prosperidad”, finalizó la Ministra.

El evento virtual contó con la participación de 40 líderes mundiales, los mayores emisores globales y también los países más comprometidos con la lucha contra el cambio climático.

Entre ellos, el Presidente de la República de Chile, Sebastián Piñera, quien recordó que la COP25 es denominada “la COP Azul” para subrayar el papel que juegan los océanos como agente regulador del clima y la importancia de su protección.

“Chile ya ha establecido áreas marinas protegidas que cubren más del 43% de nuestra Zona Económica Exclusiva. Pero no es suficiente, y por eso hoy los quiero invitar a ir más allá pidiéndoles que se sumen a Chile en dos propuestas concretas: Primero, el establecimiento de un Área Marina Protegida en la Antártida, como lo hemos propuesto junto a Argentina.

Esto protegería el océano alrededor de la Península Antártica, hogar de una increíble biodiversidad, que incluye especies en peligro de extinción como pingüinos, ballenas, focas, krill y pequeños crustáceos, que sirven como base de la cadena alimentaria del océano. Y, segundo, la creación de la primera Área Marina Protegida en alta mar, específicamente en la Dorsal de Nazca. Un área identificada como fabulosamente rica en biodiversidad, abundante en especies endémicas del fondo y que ha sido designada como Área de Importancia Ecológica y Biológica en virtud del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica”, explicó el Mandatario.