El proyecto de Colbún y la Municipalidad de Maipú –que forma parte de las iniciativas de la Seremi del Medio Ambiente RM para fomentar el reciclaje de los textiles en Santiago- busca extender la vida útil de la ropa institucional de la empresa de energía que se da de baja, reacondicionándose por parte de los Recicladores de Base, los que obtienen una nueva línea de negocio.


Cómo una forma de extender el uso de su ropa corporativa, la empresa Colbún inició un Plan de Reutilización de dicho textil, donándolo a las municipalidades para que -en una alianza estratégica, entre éstas, la Seremi del Medio Ambiente RM y la empresa de energía- estos residuos sean reutilizados por los Recicladores de Base de las comunas, ya sea como uniforme de trabajo o bien para rediseñarlos y convertirlos en otras piezas como bolsas, delantales, estuches, entre otros.

El objetivo de este programa, junto con la reutilización de la ropa, es promover iniciativas regionales de Economía Circular en la ropa en desuso, y favorecer a los Recicladores de Base con ropa acondicionada para poder realizar su labor cotidiana, como lo explica el Gerente de Medio Ambiente de Colbún, Daniel Gordon:

“En un contexto internacional de pandemia, proyectos de colaboración como éste para Colbún cobran mucho más sentido, en donde se une la reutilización de ropa corporativa y el apoyo a los Recicladores de Base que hoy más que nunca son una pieza clave en la cadena de reciclaje en los distintos territorios”.

Por cada kilo de ropa que se fabrica, se emiten cerca de 1.6 kg de CO2 a la atmósfera, y al año la Industria Textil ocupa más de 93 mil millones de metros cúbicos de agua, convirtiéndose en el 2do sector más contaminante del mundo, de acuerdo a la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

“Si bien nos hemos vuelto más conscientes con respecto a lo que consumimos y los proveedores se están volcando a promover una industria más sustentable tras el lamentable récord del rubro de ser responsable del 10% de las emisiones de carbono en el mundo, se hace urgente eliminar el concepto de lo desechable y fast fashion en nuestro acervo cultural, no solo para preservar los recursos naturales que utiliza el rubro textil, si no para evitar también la generación de más residuos. Por ello, desde el Ministerio del Medio Ambiente, estamos fortaleciendo el concepto de Economía Circular en el sector textil, fomentando la reutilización y el reciclaje de la ropa que se desecha, para reintroducirlas en el ciclo productivo”, expresó el Seremi del Medio Ambiente RM, Diego Riveaux.

Este programa de reutilización de ropa corporativa de Colbún apunta a llegar a 14 administraciones comunales, iniciándose con un plan piloto en la comuna de Maipú, donde en esta etapa la ropa corporativa fue rediseñada con la eliminación de los logos para que sirviera de uniforme a 115 Recicladores de Base.

“Hoy hicimos entrega de este preciado obsequio a los Recicladores de Base que les servirá para identificarse, para valorar su trabajo y, por supuesto, para seguir entregando el mensaje de reciclar, porque esto tiene que ver con el cuidado del medio ambiente y también en crear conciencia de lo importante que es Reciclar, Reducir y Reutilizar”, señaló la Alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga.

“Estamos muy agradecidos, y nos parece muy bueno esta donación porque ya no echaremos a perder nuestra ropa”, expresó Sandra Olivares, Presidenta de la Agrupación de Recicladores Maipucinos. Sin embargo, para los Recicladores de Base de Maipú, ésta es una oportunidad además para poder generar una nueva fuente laboral para el grupo familiar.

“Se pueden hacer muchas cosas reciclables con la ropa como carteras, bolsos, delantales, guantes para el horno, que nosotros no hemos hecho porque estamos esperando ganarnos unos proyectos y obtener máquinas de coser para así enseñarles a coser a nuestros socios y poder iniciar un emprendimiento con ropa reciclable”, puntualizó.

Los requisitos que deben cumplir las municipalidades para poder ser parte de este Programa es que cuenten con la Certificación Ambiental Municipal (SCAM) que entrega el Ministerio del Medio Ambiente, además de tener un modelo inclusivo de gestión de residuos y haber reportado la existencia de, por lo menos, tres Recicladores de Base en su comuna.