Con el objetivo de facilitar el ingreso de deportistas, vecinos con movilidad reducida y de los mismos trabajadores de la Corporación Municipal de Deportes y Recreación de Peñalolén, este miércoles 11 de septiembre, fue inaugurado el nuevo piso del estacionamiento del lugar, el que fue donado por Empresas Melón, a través de su programa “Más Barrio Melón”.

La ceremonia de inauguración estuvo encabezada por la Alcaldesa de la Municipalidad de Peñalolén, Carolina Leitao y el Gerente de Recursos Naturales y Medio Ambiente de Empresas Melón, Felipe López, quienes estuvieron acompañados de decenas de vecinos que serán beneficiados con dicha iniciativa.

Para la Alcaldesa de Peñalolén, Carolina Leitao, “este proyecto va en la línea de nuestra política comunal, que apunta a trabajar y desarrollar al máximo nuestra creatividad para mejorar la calidad de vida de la comunidad, y en ese marco, qué mejor que hacerlo facilitando el acceso inclusivo de todos a nuestros recintos deportivos, gracias a este importante aporte del sector privado”.

El hormigón aportado por la compañía se utilizó en el recinto de la piscina de la Corporación y en el Polideportivo Sergio Livingstone, con 103,5 M3 y 44 M3, respectivamente, el que tendrá real impacto para los cientos de personas que diariamente visitan la Corporación para practicar las disciplinas que ahí se imparten, tales como fútbol, running, spinning, crossfit y diversas actividades acuáticas efectuadas en la piscina olímpica.

“Como Empresas Melón estamos muy orgullosos ya que a través de nuestro programa Más Barrio, estamos aportando con un granito de arena en la calidad de vida de las personas. Sabemos que este tipo de iniciativas benefician a un grupo enorme de personas que diariamente vienen a este lugar a practicar algún deporte. Por lo mismo, estamos aportando en su desplazamiento e incentivando la vida sana”, sostuvo Felipe López, Gerente de Recursos Naturales y Medio Ambiente de Empresas Melón.

Cabe destacar que, Más Barrio Melón es un programa emblemático de Empresas Melón y consiste en la donación de hormigón de sobrecubicación a comunidades para el mejoramiento de espacios comunes tales como plazas, patios interiores de copropiedades y senderos peatonales, entre otros, y que se realizan a través del trabajo colaborativo de vecinos y municipalidades. Desde sus inicios en 2013 hasta la fecha, se han realizado 70 proyectos, donando 2.062m3 de hormigón y sólo en 2018, se benefició a más de 2.300 personas.