Fueron 4.050 cajetillas de cigarrillos de diferentes marcas las incautadas en la comuna de Punta Arenas, en dos procedimientos coordinados de Aduanas de Punta Arenas y efectivos del OS7 de Carabineros, que de haber sido comercializadas generarían un perjuicio fiscal cercano a los 11 millones de pesos.

En el procedimiento conjunto se revisaron 3 domicilios del sector sur de la comuna, en los que se encontró la mercancía de contrabando de origen argentino. En el primer operativo, el resultado fue la incautación de 1.078 cajetillas de cigarrillos, equivalentes a 107 cartones, por lo cual se procedió a detener al implicado, siendo puesto a disposición de la Fiscalía local de Punta Arenas.

En la segunda fiscalización se decomisaron 2.972 cajetillas de cigarrillos, equivalentes a 297 cartones. El detenido también fue puesto a disposición de la Fiscalía local de Punta Arenas.

Este operativo se suma a otro similar realizado en los días previos a Navidad, en el que se encontraron 5.483 cajetillas en 4 procedimientos diferentes, también en domicilios y locales comerciales de la ciudad.

El Director Regional de la Aduana de Punta Arenas, Rodolfo Valenzuela, indicó que “ya el año pasado habíamos incautado cerca de 70 mil cajetillas con un monto de 181 millones de pesos. Esto da cuenta de que estamos trabajando fuertemente en la materia, haciendo todo lo posible para impedir que este tipo de productos lleguen al mercado.”

Según un estudio realizado por la Universidad Católica MideUC en 2019, el 21,4% del volumen de cigarrillos consumidos a nivel nacional corresponden a cigarrillos ilícitos y este delito le genera pérdidas al Estado cercanas a los US$ 500 millones al año por evasión tributaria.

En los últimos años el país ha experimentado un alza en este tipo de delito. En el estudio “Contrabando de cigarrillos en América Latina” de Lucía Dammert y Mario Vergara Barahona, afirman que “las ganancias del contrabando de cigarros se calculan en los miles de millones dólares anuales y los castigos son aún bajos para quienes se dedican a esta actividad ilegal. Esta situación ha traído un especial interés por parte de organizaciones criminales que ven en este comercio una forma sencilla, rápida y eficaz en el logro de beneficios económicos”.

Actualmente, en el Congreso existen distintas iniciativas que buscan poder atender estos delitos y abarcar nuevos fenómenos. Tal es el caso como el proyecto de Ley del Comercio Ilegal, que se encuentra en tramitación desde 2010, y el proyecto que busca elevar las penas al contrabando de cigarrillos, con urgencia simple en la Comisión de Hacienda.