Alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz, afirmó que “es un proyecto muy ambicioso que tenemos como comuna, que nos consolida como la capital de Chile en sustentabilidad”. Instalación se abastecerá en una primera fase por el material orgánico proveniente de la Macroferia, centros de abastos y podas realizadas por el municipio, produciendo compost a usarse como fertilizante en la propia comuna.

Según un Diagnóstico de Gestión de Residuos Sólidos realizado en la comuna de Talca, anualmente, se generan alrededor de 100 mil toneladas de desechos en la capital regional. Se trata de una cifra no menor que se aproxima al 1,3% del total que se produce en todo el país en un año.
No obstante, hay un elemento que se puede transformar en un factor positivo en la gestión de los residuos en la comuna de Talca, ya que el 54% de los desechos corresponde a materia orgánica, es decir, restos de comida y vegetales de origen domiciliario. Estos residuos son biodegradables, se componen naturalmente y tiene la propiedad de poder desintegrarse o degradarse rápidamente, transformándose en otra materia orgánica.
Para aprovechar esto último y entregar un beneficio mayor al medio ambiente, desde la Municipalidad de Talca se ha venido trabajando en la construcción de una planta de compostaje para el procesamiento de los desechos de materia orgánica, lográndose un importante hito el pasado martes, en la última sesión ordinaria de Concejo Municipal -realizado de manera virtual-, con la aprobación a la adjudicación del proyecto que permitirá a la comuna contar con la planta de este tipo más grande a nivel nacional.
La planta estará emplazada en el sector de Huilliborgoa, en un sitio de propiedad municipal con una superficie disponible de 1,2 hectáreas, adyacente al relleno sanitario “El Retamo”. La construcción estará a cargo de la empresa Trío Arquitectura, Diseño y Construcción SPA, quienes comprometieron en su propuesta un plazo de ejecución de 140 días corridos a contar de la fecha de entrega de terreno.

CIUDAD SUSTENTABLE
“Este es un proyecto muy ambicioso que tenemos como comuna, que nos consolida como la capital de Chile en sustentabilidad”, destacó el alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz, quien agregó que, bajo esta nueva gestión municipal, se propuso tener como eje central hacer una ciudad con un desarrollo sostenible y compatible con el medio ambiente. “Por eso, generamos la ordenanza de medio ambiente, hemos trabajado con la ‘containerización’ para reciclar en domicilio y la creación de los centros de reciclaje”, destacó Díaz.
La futura instalación procesará los desechos orgánicos provenientes de las podas de las áreas verdes de la comuna, los parques y la materia que se genera en los centros de abastecimientos y Macroferia.
El jefe comunal explicó que se deberá avanzar y apuntar a la separación domiciliaria de la materia orgánica, tal como se está haciendo actualmente con el reciclaje del plástico, vidrios y cartón, “para construir una planta de biogás, que nos va a permitir también generar energía”.
Juan Carlos Díaz agregó que hace un par de años, cuando se planificó “Talca Sustentable”, se establecieron varias etapas, realizando algunas alianzas estratégicas. “Firmamos un convenio con el Ministerio de Medio Ambiente del gobierno canadiense, el Ministerio de Medio Ambiente de nuestro país y la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere). Es así como hemos avanzado y el gobierno canadiense nos está aportando con una parte importante de este proyecto. La Subsecretaría de Desarrollo Regional hoy financia la construcción y nosotros como municipalidad también estamos aportando lo nuestro. Se consolida una etapa importante, que es la construcción de esta planta de compostaje, pero seguiremos trabajando con el gobierno canadiense y la Subdere, con conjunto con el Concejo y la ciudadanía, para sacar adelante proyectos tan ambiciosos como este”, dijo el alcalde.

PRIMERA FASE
Se trata de la primera etapa, que significa la construcción de la planta de compostaje, para lo cual se destinaron 250 millones provenientes de la Subsecretaría de Desarrollo Regional. Además, habrá un aporte similar de parte del gobierno canadiense para la operación de la planta, es decir, para las geomembranas que cubren y permiten la fermentación de la planta de compostaje.
El proceso contempla una parte operacional, donde intervendrá el municipio talquino, con los terrenos y la maquinaria pesada. Sobre esto último, el alcalde Juan Carlos Díaz aseguró que se está postulando a fondos regionales, mediante Circular 33 (compra de activos no financieros, es decir, vehículos y maquinarias), pero también destinando dineros municipales.
El proyecto completo bordeará los mil millones de pesos y la operación requerirá una cantidad importante de recursos, “pero que se compensa con creces lo que vamos a lograr con la reducción de gases de efecto invernadero y todo lo que vamos a hacer con este compost que puede ser destinado para recuperar suelos degradados desde el punto de vista agrícola o destinarlo para nuestras áreas verdes y huertos comunitarios”.

TECNOLOGÍA
Arvind Chandrasekar, Arcadis, empresa que está inserta en el programa de cooperación desde el gobierno canadiense, explicó en su oportunidad que este acuerdo bilateral entre los gobiernos de Chile y Canadá viene desde hace un par de décadas, pero con un programa específico a cuatro años para el mejoramiento en la gestión de residuos sólidos, especialmente en la separación del material orgánico desde su fuente.
“Si no hacemos un buen manejo de material orgánico, se va a producir metano en los rellenos sanitarios. El metano es un mal gas para el cambio climático y este acuerdo bilateral es para el medio ambiente y el programa específico se llama Recicla Orgánicos para la mejor gestión en el manejo de residuos orgánicos. Nunca debemos usar la palabra basura al hablar de residuos orgánicos, ya que son un recurso que debemos utilizarlo y es obvio que debemos separarlo en la fuente de origen”, indicó.
De acuerdo a lo señalado por el profesional canadiense, el programa contempla la utilización de residuos orgánicos de la Macroferia, que diariamente genera 10 a 12 toneladas, las que se podrían separar de buena manera, sin contaminar y producir compostaje.
“Esta tecnología utiliza un sistema de tuberías para aireación, porque así es más fácil para el proceso de descomposición y para el manejo de olores. Por eso, traeremos dos membranas desde Europa, específicamente alemanas, que no permitirán filtración de agua lluvia a los residuos orgánicos. Vamos a mezclar frutas y verduras de la Macroferia con ramas de podas hechas por el municipio. Se hará aireación y vamos a cubrir con membranas, las que serán compradas por este programa, en el que participa Arcadis, para el municipio”, detalló el profesional.
Con este sistema, se estima que se reducirá el tiempo de obtención de compost en un 70%, en relación a otros mecanismos que no utilizan las geomembranas.

APORTE MEDIO AMBIENTAL
En Chile, los residuos orgánicos componen, en promedio, el 50% de los residuos sólidos generados, por lo que se considera fundamental que los municipios implementen sistemas integrales y sostenibles para el manejo eficiente de estos residuos.
El seremi de Medio Ambiente, Pablo Sepúlveda, destacó que, como ministerio, se realizó un acuerdo de Cooperación Ambiental con Canadá para apoyar la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes del sector de residuos sólidos en Chile y el proyecto de esta planta de compostaje de residuos orgánicos para la comuna de Talca, nace en el marco de este programa de cooperación denominado “Reciclo Orgánico”.
“Es importante destacar que se eligió a la ciudad de Talca porque tiene una cantidades considerables de material orgánico producto de las podas municipales, residuos de hojas, jardines y de la macroferia”, detalló Sepúlveda.
La autoridad regional de Medio Ambiente hizo hincapié en el hecho que, en los últimos años en nuestro país y en la Región del Maule, se ha registrado cada vez mayor escasez de sitios para la construcción de rellenos sanitarios y los existentes cuentan con pocos años más de vida útil. “El promedio a nivel nacional es de 12 años, y la construcción de un nuevo relleno toma aproximadamente 10 años en materializarse, por lo que avanzar en una planta de compostaje de residuos orgánicos para la ciudad de Talca va en la línea correcta que propone el Ministerio del Medio Ambiente, y a la Estrategia Nacional de Residuos Orgánicos, la que apunta a reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que se generan durante la disposición final de residuos orgánicos en rellenos sanitarios y vertederos durante el año 2020”, añadió.
Sepúlveda puntualizó, además, en que esta estrategia permitirá reducir la demanda de fertilizantes sintéticos, a través del uso de productos orgánicos para mejorar el suelo y disminuir la cantidad de residuos depositados en rellenos sanitarios, extendiendo la vida útil.