Una reactivación económica que proteja la vida: Declaración de la Sociedad Civil por la Acción Climática con relación al acuerdo COVID celebrado por el gobierno y algunos partidos de oposición

16 junio, 2020

COMUNICADO

16 de junio 2020. Chile requiere con urgencia una economía compatible con los sistemas
que sostienen la vida para permitir la sostenibilidad del futuro y de nuestro propio desarrollo.
Urge construir una sociedad resiliente ante los riesgos que nos ha expuesto y agudizado
esta pandemia. Para ello se requiere un sistema político, social y económico, que sitúe
en la base de la toma de decisión política la salud humana y ecosistémica.
La reactivación económica propuesta por el gobierno y tres partidos de la oposición, habla
de un impulso fiscal a la reactivación que incluye un “énfasis verde”, pero que olvida
avanzar en materias indispensables en esta área como son: la transición energética, el
reacondicionamiento de viviendas de familias de menores ingresos, la tecnificación del riego
para los pequeños productores agrícolas y la restauración de ecosistemas, entre otros.
Rechazamos todo intento de disminuir los estándares ambientales en relación con la
tramitación de proyectos de inversión. Es claro que la pandemia actual y otras emergencias
sanitarias, se relacionan directamente con un mal manejo y el abuso de la intervención
humana en los ecosistemas.
Exigimos que todo beneficio tributario o crediticio a grandes empresas, sea condicionado al
cumplimiento de requisitos específicos medioambientales y de justicia social. Vemos con
desconfianza el deseo de agilizar concesiones de nuestros bienes comunes naturales, ya
que tal como se ha producido hasta ahora, estas concesiones han resultado en la
degradación de tierra, ríos, mar y borde costero.
En Chile aún faltan normas de calidad y se requiere contar con legislación que realmente
proteja los bienes comunes. En este sentido urge contar con un Sistema de Biodiversidad y
Áreas Protegidas (SBAP), aprobar una ley de protección de glaciares y una ley de delitos
ambientales, que son proyectos que se han visto entrampados en el Congreso. Por esto
también es urgente rechazar el proyecto Pro-Inversión del Ejecutivo, que tiene una lógica de
la degradación de la naturaleza.
Las medidas económicas deben estar al servicio de sostener la vida. Hoy existen territorios
en Chile donde las personas enfrentan esta emergencia sanitaria en graves condiciones de
injusticia ambiental, como comunidades completas que ni siquiera tienen acceso al agua
para lavarse las manos en la pandemia o quienes viven en las denominadas “Zonas de
Sacrificio”, y deben enfrentar el coronavirus con sus sistemas respiratorios deprimidos y
altos índices de contaminación, aumentando letalidad del virus.
El COVID 19, el estallido social y la crisis económica, hacen evidente que el modelo en el
que vivimos hasta ahora, fracasó. Es urgente una propuesta de país que nos permita
reconstruirnos para el futuro, aprendiendo de todo lo que por décadas hemos hecho mal. La
normalidad económica y social de Chile se quebró en octubre, y hoy requerimos
construir un modelo diferente, en donde exista justicia social y ambiental.

Síguenos en Twitter