A las 17:30 horas de hoy, el cortejo fúnebre del maestro Vicente Bianchi que se dirigía al Teatro Municipal de Santiago, donde serán velados sus restos, se detuvo a un costado del Edificio Consistorial de Ñuñoa, donde el alcalde Andrés Zarhi, acompañado por un grupo folclórico de adultos mayores y de organizaciones sociales le rindieron homenajes.

El pianista y compositor, ganador del Premio Nacional de Artes Musicales 2016, e Hijo Ilustre de Ñuñoa, fue despedido con pétalos de flores y con un pie de cueca, interpretado por grupos folclóricos de la comuna, y bailado por su hija Bernardita y su nieto, Rodrigo.

En la instancia, el alcalde Zarhi destacó la trayectoria musical del maestro y su innegable talento, que lo hizo merecedor de una decena de premios y reconocimientos. Sin ir más lejos, en marzo pasado la Corporación Cultural de Ñuñoa rindió homenajes al maestro en el Teatro Municipal, en el que Bianchi estuvo presente.

“Nos enorgullece haberle rendido en vida homenajes al gran maestro Bianchi, un hombre brillante, de un talento sin precedentes, que hizo un aporte innegable a la cultura. En esta ocasión, y con mucho cariño hemos querido despedir a don Vicente, a quien conocimos desde hace mucho años. Él es un hombre que dejó mucho en la cultura y en todos nosotros. Pasará a la historia como uno de los más grandes que hemos tenido. Yo le digo a los hijos que pueden estar tranquilos, porque este hombre dejó mucho en todos nosotros”, expresó el alcalde Zarhi.

Una vez concluido el homenaje, que se extendió por cerca de 30 minutos, el cortejo fúnebre siguió rumbo al Teatro Municipal de Santiago, donde los restos del maestro serán velados hasta las 12:00 horas del miércoles 26 de septiembre, en la Sala Arrau.

La misa, en tanto, se realizará el miércoles 26 de septiembre a las 14:00 horas en la Catedral Metropolitana.