La vuelta del Campeonato del Mundo tras larga ausencia por la emergencia mundial del COVID-19 dejó una alegría mayúscula para Ott Tänak y Hyundai Motorsport, que en el país natal del actual monarca de la serie se alzaron como los ganadores de la cuarta fecha del calendario 2020.

Aunque no ganó ninguna especial en la jornada de domingo, administró la ventaja adquirida el día antes a la perfección y hasta se llevó un pequeño susto en el penúltimo tramo (PE16) al golpea con la parte trasera de su i20 WRC un banco de tierra que solo le produjo daños estéticos menores. Su tiempo total fue de 1h59m53.6s.

Tänak terminó con 22.2s de ventaja sobre su compañero Craig Breen. El irlandés fue vital en el estupendo 1-2 conseguido por la marca coreana, que ahora recorta a solo cinco puntos su diferencia en el certamen de Constructores con respecto a Toyota. Por su parte, Breen se convirtió en la figura destacada de la carrera, repitiendo su mejor posición absoluta en la categoría (había llegado igual en 2018 en la nieve sueca cuando competía con un Citroën C3).

Sébastien Ogier completó el podio con el mejor Toyota Yaris en la región de Tartu. Llegó a 26.9s, atacand a su predecesor y culminando a poco más de cuatro segundos, pero manteniéndose como líder entre los pilotos. Segundo sigue siendo Elfyn Evans.

“Ganar en casa siempre es especial. Estoy feliz de haberlo hecho para Hyundai por primera vez en mi caso. Teníamos algunos conocimientos previos y si corres en tu tierra, sientes el apoyo que recibes de la gente de alrededor. Es una gran sensación”, declaró el vencedor.

Duro fin de semana para Fernández

En tanto, en la clase WRC 3, el chileno Emilio Fernández cerró un fin de semana complicado en el que -junto a su navegante argentino Rubén García- no gozó de la suerte necesaria como para compensar el esfuerzo hecho hace varios días cuando, en medo de la situación global, se trasladó primero a Alemania y luego a Estonia. Ayer, a su Škoda Fabia R5 se le rompió una manguera de radiador, mientras que en esta segunda etapa fue el motor el que le impidió mantenerse en carrera. Oliver Solberg (Volkswagen Polo GTI) se impuso en esta división y fue noveno general, incluso por delante del C3 del primero en WRC 2, Mads Østberg.

Los otros sudamericanos redondearon buenos trabajos. El boliviano Marco Bulacia ascendió de quinto a cuarto en WRC 3 con su Citroën y el paraguayo Fabrizio Zaldívar se quedó sin frenos cerca del final. Cayó dos lugares, pero se las ingenió para arribar sexto en la clase Junior, dominada por el letón Märtiņš Sesks.

Ahora, Fernández se enfoca en el Rally de Turquía, que se realizará entre el 18 y el 20 de este mes, donde también figura como anotado en la misma categoría Alberto Heller con un Ford Fiesta de M-Sport.