La CCS prevé para 2021 en el e-commerce una desaceleración en la tasa de crecimiento hacia un 25% y ventas cercanas a los US$ 12.000 millones, que debieran dar paso a ritmos en torno al 30% en los años que siguen.

 

En el marco de la V versión del eCommerce Innovation Summit realizado en formato online por la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) y que contó con una audiencia de 1.600 personas, en su discurso inaugural el presidente del gremio, Peter Hill, indicó que “cuando creíamos que la velocidad con que los mercados se transforman había alcanzado su máxima expresión, nos sorprendió este 2020 poniendo a prueba la capacidad humana para adaptarse a condiciones extremas. Y hoy, cuando volvemos a mirarnos, a menos de un año del inicio de un brote pandémico, nos parece haber salido de una máquina del tiempo: trabajamos, nos entretenemos, estudiamos, socializamos y consumimos a distancia”.

El dirigente gremial señaló que muchos de los cambios de los que se hablaban en las versiones anteriores de este Summit se aceleraron 5, 6 y hasta 8 años en su trayectoria prevista, pero, además, han emergido nuevas industrias que no estaban en el radar de los expertos. “El concepto de distancia social, por ejemplo, se instala como un requisito que afectará a todos los sectores y a todos los hábitos que requieren o requerían contacto físico. Eso por sí solo, favorece a las actividades transaccionales como el comercio electrónico, pero además transforma o reconvierte a muchos actores tradicionales y promueve el desarrollo espontáneo del nuevo emprendimiento basado en un mundo low touch”.

Por su parte, el gerente de Estudios y director del Centro de Economía Digital de la CCS, George Lever, al analizar el nuevo escenario que están viviendo las empresas y los consumidores como consecuencia de la pandemia, proyectó ventas por US$ 9.400 millones para el comercio electrónico en 2020, en medio de un contexto de grandes cambios en que los rubros ligados a bienes como alimentos, tecnología, electrónica, muebles y mejoramiento de hogar tendrán importantes crecimientos, compensados por la debilidad de los sectores de servicios, como turismo, entretenimiento y cultura, llevando a una expansión en torno al 55% anual de las ventas online.

El economista destacó que para el 2021, la CCS proyecta una desaceleración en la tasa   de crecimiento del e-commerce hacia un 25% y ventas cercanas a los US$ 12.000 millones, que debieran dar paso a ritmos en torno al 30% en los años que siguen.

Agregó que post pandemia, el crecimiento del sector se fundará en la entrada masiva de nuevos compradores provocada por el confinamiento, que la CCS estimó en más de 2 millones de personas, así como en la llegada de miles de empresas al canal online producto del cierre temporal de sus tiendas físicas.