Un segundo trimestre marcado por las consecuencias que ha traído al país la crisis sanitaria y económica provocada por la propagación del Covid-19 experimentó Empresas CMPC, período en que se redoblaron los esfuerzos en el cuidado de los colaboradores, en que la continuidad de las operaciones no se viera afectada y se mantuviera una fuerte posición de liquidez.

Pese a la inestabilidad e incertidumbre que sigue viviendo gran parte del mundo, la mantención regular de las operaciones de la compañía permitió abastecer a los principales mercados con sus productos y también la empresa pudo seguir desarrollando una serie de iniciativas en apoyo a las comunidades vecinas.

En este difícil período y con un entorno que aún permanece muy volátil, la empresa ha mantenido su compromiso con la ejecución de la estrategia de largo plazo, que incluye la mantención de una estructura financiera conservadora y su calificación de grado de inversión. 

Dentro de este contexto y específicamente durante el segundo trimestre recién pasado, Empresas CMPC siguió observando una importante disminución en los precios de celulosa con respecto al año anterior. 

Los resultados del periodo reflejan una mejora con respecto al trimestre anterior proveniente principalmente de la reducción de costos y la mayor producción en el período. Esto, producto de las iniciativas de eficiencia y productividad, y del positivo efecto de la depreciación de las monedas locales.  

Así en el trimestre analizado, la compañía pudo seguir manteniendo una posición financiera sólida, logrando un alto nivel de liquidez y, al mismo tiempo, una disminución de la deuda bruta. 

 

Resultados

Las ventas consolidadas alcanzaron los US$ 1.240 millones, disminuyendo 8% en comparación al trimestre inmediatamente anterior y un 14% en relación al mismo período de 2019. Este resultado, en comparación con el año anterior, se debe fundamentalmente a los menores precios de celulosa de mercado. 

Entre abril y junio, las ventas de Softys mostraron una caída de 9% en relación a los tres primeros meses de este año, lo que se explica principalmente por la devaluación de las monedas de los mercados en donde participa. 

El EBITDA consolidado de la compañía alcanzó los US$ 257 millones durante el trimestre analizado, aumentando 16% respecto del primer período de este año y bajando 21% año a año. El resultado, en relación al año anterior, se debe principalmente a los menores precios de la celulosa.  

En el trimestre reportado, CMPC anotó una utilidad neta de US$ 18 millones, comparada con una pérdida de US$ 132 millones observada en el primer trimestre de este año y una utilidad de US$ 62 millones respecto del mismo período del año pasado. Este aumento trimestral se debe principalmente a la menor provisión de impuestos diferidos, además del aumento en el resultado operacional.

La compañía seguirá muy atenta a la evolución y el impacto de esta pandemia en los distintos mercados donde opera, con el fin de poder generar las medidas que permitan afrontar esta situación de manera rápida y responsable.