El Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, junto al titular de la Dirección de Presupuestos (Dipres), Rodrigo Cerda, expusieron hoy el Informe de Finanzas Públicas (IFP), correspondiente al segundo trimestre de 2019.

El titular de Hacienda comenzó su presentación realizando un profundo análisis del escenario macroeconómico, oportunidad en la que advirtió que éste se ha deteriorado en los últimos meses.

«Las proyecciones de crecimiento mundial para 2019 se han corregido a la baja, en línea con el deterioro del comercio mundial, y se registra una fuerte caída del comercio bilateral entre Estados Unidos y China (…) Se registra un deterioro generalizado, de hecho, la actividad manufacturera se ha desacelerado en gran parte del mundo», dijo el Ministro Larraín.

La autoridad sostuvo que, en un contexto internacional más volátil, Chile ha logrado mantener sus niveles de incertidumbre contenidos, y destacó una serie de indicadores que confirman que la economía chilena este año irá de menos a más. Entre ellos, resaltó que el Imacec no minero se aceleró en los últimos meses, debido al impulso de sectores como comercio, construcción y servicios, y que la confianza empresarial regresó a terreno optimista, lo que ha permitido un importante aumento de la inversión.

«Hay un significativo aumento de la inversión privada a materializar para los próximos años. Este año la inversión volverá a crecer, liderando entre los países de Latinoamérica», anticipó el Ministro de Hacienda.

La autoridad destacó la importancia de la Agenda de Aceleración Económica que Hacienda lanzó a principios de junio y que considera un impulso superior a US$ 2.400 millones, entre inversiones en obras públicas y nuevos subsidios para viviendas.

Actualización de proyecciones económicas

Felipe Larraín informó ante la Comisión Mixta de Presupuestos que la nueva proyección de crecimiento del PIB se revisa a un rango entre 3,0% y 3,5% para 2019.

La proyección de crecimiento se sitúa dentro de lo que esperan las encuestas y organismos internacionales para este año.

«Chile estará entre las economías de Latinoamérica que más crecerán este año», dijo Larraín, quien sostuvo que las proyecciones consideran que la economía crecerá en torno a 4% el segundo semestre.

«Teníamos expectativas de crecimiento mayores cuando comenzó el año, pero, así y todo, si Chile crece entre 3% y 3,5% vamos a estar entre las economías que más crecen en América Latina. Por lo tanto, crecer a 3% o sobre 3% sería un logro muy importante para nuestra economía en este año», resaltó.

Por su parte, el Director de Presupuestos, Rodrigo Cerda, destacó que si bien la estimación para el déficit efectivo para el presente año aumentó a 2,1% del PIB, la proyección de balance estructural para la economía chilena en 2019 se mantiene en un déficit de 1,6% del PIB, en línea con la meta comprometida.

Asimismo, sostuvo que la proyección de la deuda bruta converge al 2023 en 28,2% del PIB, cerrando 2019 en 26,9% del PIB.

Rodrigo Cerda afirmó, además, que se prevé que los ingresos del gobierno central aumenten 1,6% este año, mientras que se proyecta un crecimiento del gasto de 4% real en este mismo ejercicio.

Tras la exposición del IFP, el Ministro Larraín reiteró que el Gobierno cumplirá con su compromiso en materia de déficit fiscal estructural.

«El año pasado partimos con un déficit estructural que nos comprometimos a reducir en forma importante. Este año tenemos un balance estructural de -1,6%, y tenemos que guiarnos por el compromiso que asumimos de ir reduciendo gradual, pero sistemáticamente el déficit estructural año a año. Por supuesto que la economía está atravesando un escenario complejo y por eso hemos hecho una Agenda de Aceleración Económica, pero quiero garantizar que estas medidas en obras públicas, concesiones, hospitales, y viviendas, no van a afectar los compromisos fiscales del Gobierno del Presidente Piñera», puntualizó Felipe Larraín.