Una deslumbrante fiesta dio Emir Kusturica y su banda The No Smoking Orchestra en el teatro Caupolicán

3 octubre, 2022

Bajo una ovación y con un teatro a plena capacidad, Emir y sus 10 músicos salieron a escena con el tema «Tarantella» en una ejecución formidable y un sonido notable y que sin pausa continuaron con «The Pink Panther Theme» y en donde Kusturica saludó al público.

A continuación tocaron «Life Is a Miracle» con un gran trabajo en la cuerdas y los bronces que ya empezaban a brillar, mientras Emir se paseaba por el escenario con su guitarra.

«Meine Stadt’ comenzó con un solo de violín y el ritmo de ska que se desató al primer acorde y el sonido de las trompetas y el salto del público en la cancha.

Mientras Kusturica anunciaba «Fuck You MTV» la banda tocaba acordes de «The Pink Panther Theme» y que lo hicieron durante el show entre cada tema. Cuando la canción comenzó el público coreaba y subía sus brazos a pedido del Emir.

Con «Scared of The Dentals Drills» el músico presentó al acordeonista mientras el violinista hacía la segunda voz con un ska de gran ejecución y los bronces en todo su esplendor.

La presentación siguió con «Cerveza» con el coro total del respetable y donde Emir casi se cae, pero el tema terminó con la gente ovacionado a la banda que no paraba de demostrar la destreza de sus músicos.

«La Mano de Dios» empezó con un suave acordé de guitarra y que siguió con el coro «Marado, Marado !!!!» y «Diegooo, Diegooo», en unas versiones muy bien logradas por el grupo.

Uno de los momentos más destacados fue con «Unza Unza» donde en un complejo ska la banda tocó a la perfección los rápidos compases. Pero el episodio memorable fue cuando Emir con parte de su banda se bajaron tocando y se pasearon por entremedio del público de la cancha al ritmo del tema «Tito Puente».
Después de un solo de saxofón interpretaron «From Chicago to Milano» en una mezcla exquisita de jazz, tarantela y ska. Fue aquí donde los músicos hicieron sus solos correspondientes en que se lucieron en pleno.
Con «Underground» seguía la verdadera fiesta y la euforia de público y la banda, en donde el violinista hizo sonar las cuerdas magistralmente con una velocidad impresionante y en qué después se sumó el saxofonista y que terminó en ovación total.

Prosiguieron con «Comandante» y «Before The End» en una muestra perfecta de funk y en donde Kusturica presentó a cada uno de los músicos que nuevamente se lucieron con sus solos.

El encore lo hicieron tocando nuevamente las conciones «Cerveza» y «Comandante» que fueron coreados por el público y bailados por parte de la gente de la cancha.

Fue una verdadera clase magistral de ejecución con unos instrumentistas de excelencia, sin trastiempos, de una factura impecable y en donde Emir Kusturica con su voz formidable demostró que es posible hacer humor en la música. Notable epílogo para una banda que quedará en la historia.

GONZALO MORALES N.

Síguenos en Twitter