Punta Arenas. Frente al Monumento de la Goleta Ancud en Punta Arenas y ante Autoridades Civiles, Militares, Eclesiásticas y la comunidad de Chiloé residente en la zona, se realizó la ceremonia en conmemoración a los 176 años de la Toma de Posesión del Estrecho de Magallanes.

En esta oportunidad, el acto comenzó con honores de ordenanza hacia el Intendente de Magallanes y Antártica Chilena, José Fernández acompañado por el Comandante en Jefe de la Tercera Zona Naval, Contraalmirante Ronald Baasch.

Luego, se dio inicio a la representación alegórica de la llegada de la tripulación en la costa con personal de distintas Unidades y Reparticiones de la Tercera Zona Naval, quienes simbolizaron a los 23 navegantes, incluidas dos mujeres y una niña.

El Sargento 1° Peluquero César Valenzuela, por tercer año consecutivo fue el encargado de representar a Juan Williams, el inglés nacionalizado chileno, quien fue el encargado de expresar las palabras que sellaron este momento único para la historia de Chile y el mundo; “Dios salve a la Patria, ¡Viva Chile!”, mientras 21 cañonazos sonaban y se preparaba el primer izamiento de Pabellón Nacional en la Región de Magallanes.

Luego de este emotivo momento, fue el turno para los diferentes usos de la palabra. El primero, fue el Subjefe de la Gobernación Marítima de Punta Arenas, Capitán de Fragata Pedro Herrera quien hizo un repaso cronológico de los hechos de la expedición del Capitán Guillermos y de este hito, asegurando que “la Armada de Chile continúa y continuará aportando para que Magallanes siga siendo un trozo de nuestra tierra, la cual tiene la llave de la conjunción de los dos océanos más grandes del mundo y que nos permite ser hoy la puerta de entrada a la Antártica Chilena”.

Finalizada la ceremonia, el Comandante en Jefe de la Tercera Zona Naval, aseguró que “este acto representa lo más noble de nuestra soberanía y de nuestra integración territorial. Hay que pensar que aquí fluyen tres grandes episodios; una es la visión de Bernardo O’Higgins, que siempre pensó que Magallanes era la extensión natural de Chile, la otra del presidente Manuel Bulnes, quien planifica con una visión geopolítica que trasciende en la línea de tiempo, y finalmente un pueblo chilote, y un marino que materializan esta gran hazaña, realizado por un pueblo marinero de excelencia como lo es el pueblo de Chiloé”.

Posteriormente, se presentaron ofrendas florales correspondientes a la Armada y Gobierno Regional seguido de un esquinazo folclórico a cargo de la Agrupación de Conjuntos Folclóricos Chilotes, y la presencia de los alumnos de la Escuela de Acordeones que entonaron el himno de Chiloé.