Una alerta sobre el impacto que pueda tener en niños y niñas la baja cobertura de vacunas, producto de la pandemia que azota a todo el mundo, realizó recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS), advertencia que en Chile también mantiene preocupados a los especialistas, ya que, por temor al contagio, muchas familias decidieron posponer la inoculación de embarazadas y guaguas de hasta un año y medio.

Así lo advirtieron la pediatra e infectóloga del Hospital Calvo Mackenna, Dra. María Elena Santolaya, y la presidenta nacional del Colegio de Matronas y Matrones de Chile, Anita Román. Mientras la primera recalcó que el alcance de las vacunas en menores de 12 y 18 meses se acerca al 90% y 84%, respectivamente, la segunda sostuvo que en las gestantes la cifra de vacunación por tos convulsiva apenas llega a 36% en todo Chile y sólo en la capital se redujo a la mitad en comparación a igual periodo del año anterior.

“En tiempos de pandemia las madres y padres han evitado, responsablemente, sacar a los niños de sus casas y además ellos no están asistiendo a sus recintos educacionales desde hace cuatro meses. Un efecto negativo de estos hechos es la disminución en las coberturas de las vacunas incluidas en el Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI)”, sostuvo la doctora Santolaya.

Sobre lo mismo, la médica explicó que el PNI de Chile contempla vacunar a los niños y niñas en el período de recién nacido, y a los 2, 4, 6, 12 y 18 meses, más las vacunas que se reciben en el período escolar, entre primero y octavo básico. “En términos generales, para que las vacunas sean efectivas en la población, se requiere una cobertura mayor al 95%”, agregó.

“En Chile, las únicas vacunas que han mantenido coberturas adecuadas durante el período abril-julio 2020 son las que se reciben en el momento de nacer. Nos preocupa la cobertura de las vacunas de los 6 meses, que ha tenido una cobertura del 92,7%; de los 12 meses, con 90,4%; y de los 18 meses, con 84%, además de las que se han dejado de recibir por la no asistencia a los colegios”, informó la también profesora titular de la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile.

Por último, la Dra. Santolaya recalcó que “si hay alguna razón justificada para salir de casa en tiempos de cuarentena, es cumplir adecuadamente con el calendario de vacunación de los niños. La autoridad de salud ha hecho este llamado a la población, que nosotros ratificamos desde el mundo científico”.

EMBARAZADAS

En tanto, la presidenta del Colegio de Matronas y Matrones de Chile, Anita Román, también alertó sobre la baja cobertura que está teniendo la vacunación en mujeres embarazadas, también como efecto colateral de la pandemia y que ha significado a su vez una disminución en el control de las gestantes.

“La vacunación de la embarazada con la vacuna del dTpa -que previene, entre otras enfermedades, la tos convulsiva o coqueluche- se implementó en Chile en octubre del 2017 y nosotros como Colegio fuimos parte de los protocolos para su aplicación. Su objetivo era disminuir la morbimortalidad en lactantes menores de seis meses a través de la vacunación de embarazadas entre 28 y 32 semanas”, explicó la profesional.

En este sentido, dijo que el objetivo de cobertura era llegar al 85%, pero desde su implementación la cobertura anual ha estado lejos de la planificada, con cifras que van de 75,5% en el primer año a apenas un 69,4% el 2019. “Sin embargo, con la pandemia, las cifras bajaron dramáticamente. Hoy deberían vacunarse 227 mil embarazadas en todo Chile y apenas se ha llegado a 80 mil, con un 35,6% de cobertura, según datos del DEIS al 07 de julio pasado”, indicó Román, recalcando que “sólo en Santiago, por colocar un ejemplo, a esta fecha teníamos 66 mil embarazadas con vacuna y solo llevamos la mitad, unas 33 mil”.

Cabe señalar que la tos convulsiva es una enfermedad muy contagiosa producida por la bacteria Bordetella pertussis, que causa una infección respiratoria que en lactantes puede ser grave e incluso mortal. Se recomienda efectuar la vacunación durante el embarazo debido a que en esta etapa se traspasan la mayor cantidad de anticuerpos que produce la vacuna, desde la madre al feto a través de la placenta y así proteger a la guagua durante los primeros meses de vida.

“Por lo anterior, aprovechando que agosto es el Mes de la Matronería, hemos programado un foro virtual abierto que nos permitirá llegar a nuestras colegas en todo Chile, donde hablaremos sobre la necesidad de promover la vacunación en embarazadas, con los debidos resguardos en medio de la pandemia. Creemos que es una necesidad imperiosa crear conciencia sobre el tema”, concluyó la presidenta del Colegio de Matronas y Matrones.