Con 23 años y una activa participación en las movilizaciones sociales de 2019, Galit Agosin Horvitz quiere aportar, con su mirada fresca y actual, en la redacción de la nueva Constitución para Chile y poner énfasis en el medio ambiente, los animales y los Derechos Humanos

· Su lema “Galit contra Goliat” alude a la historia del gigante, quien se ve representado en las injusticias de la sociedad.

El proceso constituyente está cada vez más cerca y con él comienzan a surgir los candidatos que representarán a las chilenas y chilenos en la redacción de este nuevo documento. Es así como Galit Agosin Horvitz ha ganado fuerza como una de las candidatas del Distrito 9 compuesto por las comunas de Cerro Navia, Conchalí, Huechuraba, Renca, Independencia, Lo Prado, Quinta Normal y Recoleta.

Con 23 años, la estudiante de Derecho es una de las candidatas más jóvenes en este proceso político que concluirá con la redacción de una nueva Carta Magna para el país. “Quiero escuchar y representar a todas las personas en este proyecto que implica construir junt@s una nueva Constitución y sociedad”, ha señalado en sus redes sociales, donde se pueden conocer más detalles sobre su propuesta.

La joven candidata tiene como ejes principales, el medio ambiente, los animales y, fundamentalmente, los Derechos Humanos. La base de su propuesta nace desde sus propias convicciones y, además, del trabajo realizado en terreno. «Queremos que la nueva Constitución garantice a toda persona, independiente de su origen, creencias y estilo de vida, una vida digna. Que todas, todos y todas tengan las mismas oportunidades de surgir; que los animales sean protegidos, ‘sean sujetos de derecho’, y no objetos «, señala Galit Agosin Horvitz quien agrega, “además, creo que el medio ambiente será fundamental para el futuro de nuestra sociedad y país. Sin un planeta, una nueva constitución, una nueva sociedad no tiene sentido, y por lo mismo debemos proteger y garantizar la subsistencia de los distintos ecosistemas. Tenemos un país rico en biodiversidad y recursos naturales, y debemos proteger las riquezas que son el futuro de nuestra sociedad».

Pero esos no son los únicos problemas que enfrenta la sociedad ante los ojos de la candidata. “El principal problema que vive nuestra sociedad es el nivel de desigualdad. Desigualdad entre hombres y mujeres, desigualdad entre distintos estratos socioeconómicos, entre distintos estilos de vida. Somos muy pocos los privilegiados que podemos vivir dignamente. Desde mis privilegios y las oportunidades que he tenido es que me siento responsable de luchar porque todas, todos y todas puedan llegar a donde yo he podido hacerlo. El estallido es una demostración más de que la gran mayoría de las chilenas y chilenos no tiene acceso a las necesidades básicas, no viven en dignidad: no pueden cubrir sus gastos médicos, tienen pensiones miserables, la calidad de la educación es vergonzosa. Hoy quienes viven en las comunas más privilegiadas, viven en una burbuja de oportunidades, pero las demás comunas, que son 360, tienen una calidad de vida indigna. Cuestión, que se vio evidenciada por los resultados del plebiscito, donde en tan solo tres comunas de todo Chile ganó el rechazo. Justamente en aquellas comunas de la burbuja: Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea. No puede ser que existan dos Chiles completamente distintos. Debemos luchar para que todas las chilenas y chilenos, no solo los de la burbuja, tengan una mejor calidad de vida. Antes luchábamos por la libertad, hoy la lucha es por la dignidad”, señala la candidata que tiene como lema “Galit contra Goliat”, aludiendo a la historia del gigante, quien se ve representado en las injusticias de la sociedad.

Galit Agosin Horvitz es una de las candidatas más jóvenes que se presenta a la elección de constituyentes y es así como su candidatura derriba mitos sobre la falta de compromiso de este grupo etario en temas políticos y sociales. “La juventud juega un rol fundamental en el proceso constituyente. Fuimos nosotros los que iniciamos este movimiento, este despertar social y, por lo mismo, debemos tener un rol fundamental en la redacción de una nueva Constitución. Tenemos la energía, las ganas, queremos y debemos formar parte de este proceso histórico. La Constitución debe representar el ideal de sociedad que queremos y por lo mismo necesitamos a esa juventud soñadora, que piensa y cree en un Chile mejor”, señala. En definitiva, tal como dice uno de sus lemas, “Si luchamos en octubre, ganemos en abril”.

Durante su vida, la candidata ha demostrado constantemente su vocación por el servicio público y el bien común: Esta, casi egresada de Derecho en la Universidad de Chile, fue scout, vicepresidenta del centro de estudiantes en su colegio, directora política de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, vicepresidenta de la comunidad de jóvenes judíos de la misma institución y coordinadora feminista.

La estudiante de derecho y líder juvenil se presenta como independiente, apoyada por el pacto “Unidad Constituyente” para ser parte de la Convención Constituyente que busca cambiar el actual escenario social de nuestro país, en donde muchas personas se sienten vulneradas en sus derechos.