Ceremonias efectuadas en Santiago y Valparaíso congregaron a ex soldados del ejercito, armada, fuerza área y carabineros que estuvieron dispuestos a dar su vida ante un eventual conflicto bélico con el vecino país, en el marco del lanzamiento del libro “1978. Tempestad en el Beagle: Voces de soldados de la Paz”.

Tanto en el salón plenario del ex Congreso en Santiago, como en el salón de Honor en Valparaíso la imagen fue una sola: lleno total con más de mil soldados ex conscriptos que estuvieron desplegados en la frontera del canal Beagle en 1978. Acompañados de sus familiares, amigos y seres queridos participaron del emotivo homenaje organizado por el senador Francisco Chahuán (RN).

Una ceremonia donde se lanzó la segunda edición del libre «1978. Tempestad en el Beagle: Voces de soldados de la Paz», el cual relata una serie de momentos que fueron vividos por miles de jóvenes conscriptos en la zona sur del país, texto escrito por el historiador Francisco Sánchez, Diego Piedra y el propio parlamentario.

A esto se sumó una condecoración especial a cada uno de los conscriptos desplegados en la frontera, como una forma de saldar un deuda y la falta de reconocido a la labor efectuada por los ex uniformados.

«Lo que buscábamos era darles un reconocimiento a los miles de conscriptos y hombres de armas que se desplegaron el años 78 ad portas de un eventual conflicto bélico con Argentina. Creemos que el estado de Chile tiene una deuda pendiente con estos soldados de la paz», manifestó el senador Francisco Chahuán.

Una condecoración que fue recibida con mucho orgullo y agradecimientos por los miles de conscriptos presentes en las ceremonias, como el caso del ex subteniente de Carabineros, Lucas Moran Basualto. «Lo que hoy está acá es un desahogo a la injusticia, porque nunca fuimos reconocidos… todas las personas que estamos acá estábamos listos para dar la vida su fuera necesario, nadie nunca nos dio las gracias, hoy se repara eso. Rindo también homenaje a aquellas personas que perdieron la vida».

«Gracias por ya era hora que alguien se acordara de estos hombre que estuvimos en la frontera y a punto de perder sus vidas. Estamos en este momento juntos muchos de los que nos hemos visto durante muchos años», agregó Héctor Monsalves, quien estuvo a bordo del Crucero Prat en 1978.

En la ceremonia desarrollada en Valparaíso el invitado especial fue el ex Almirante Jorge Arancibia quien valoró el gesto y homenaje. «La actividad fue emocionante y de una justicia tremenda por parte del senador Chahuán por haber convocado a esta multitud de personas que estuvieron en su momento defendiendo a nuestra patria. Este tema de 1978 es algo que el país debería recordar con mucha mayor potencia».

Se espera que en los próximos meses de lleven a cabo al menos dos actividades más en regiones, para condecorar a otros ex conscriptos que también estuvieron presentes en el Beagle en 1978.