Fueron en total 55 kilos 260 gramos de la sustancia, que equivalen a más de 126 mil pastillas, las que tenían como destino la zona central del país. Su valor se avalúa en 1.800 millones de pesos.

 

Tras una investigación de cuatro meses, la Unidad de Drogas y Crimen Organizado de la Fiscalía de Tarapacá junto a la Brigada Antinarcóticos de la Policía de Investigaciones lograron desarticular una banda dedicada al tráfico de éxtasis, incautando 55 kilos 260 gramos de dicha sustancia.

 

“Se trata de la incautación más grande de droga sintética que se ha logrado en el país de una sola vez. Son aproximadamente 126 mil pastillas de éxtasis, una droga que es muy dañina para la salud y se han conocido casos que incluso han provocado la muerte de quienes la han consumido. Gracias a esta investigación se logró parar el envío de esta droga que iba dirigida, sobre todo, a la zona central del país”, explicó el Fiscal Regional, Raúl Arancibia.

 

El jefe de la Brianco Iquique, subprefecto Guillermo Gálvez, explicó que el modus operandi de la banda consistía “en ingresar la droga hacia el territorio nacional por pasos no habilitados de la frontera o por otros lugares que se están investigando, y luego enviarla a la Región Metropolitana en muebles acondicionados especialmente para ello, ya que el imputado chileno era propietario de una pequeña mueblería en Iquique”.

 

En el procedimiento se detuvieron a dos ciudadanos bolivianos y un chileno, siendo dos de ellos los que estaban directamente vinculados a este tráfico de drogas, por lo que fueron formalizados por este delito y quedaron en prisión preventiva mientras dure la investigación, cuyo plazo es de 120 días.

 

El tercer detenido fue puesto a disposición del tribunal, ya que tenía una orden de detención pendiente por otro delito.