DECLARACIÓN PÚBLICA.-

Rechazamos y condenamos profundamente la decisión del Gobierno de Chile en el Consejo Permanente de la OEA de votar a favor de la convocatoria del Órgano de Consulta del TIAR para discutir medidas tales como una posible intervención militar en contra de Venezuela.

El único camino para construir una solución pacífica y duradera a la crisis política, social y económica por la que atraviesa el Pueblo de Venezuela es a través del diálogo, la diplomacia y la negociación política.

Manifestamos nuestro completo rechazo a todo tipo de intento de uso de la fuerza o intervención militar por parte de países extranjeros, puesto que afecta profundamente el principio de solución pacífica de las controversias.

Nuevamente, el Gobierno de Chile se aleja peligrosamente de los principios de política exterior y de la línea que el Estado de Chile ha mantenido en la materia por décadas. Legitimar una instancia como el TIAR es una demostración de la división de una América Latina que ha estado históricamente sometida a los intereses de Estados Unidos.

Una intervención armada o una militarización del conflicto por parte de fuerzas extranjeras agravaría y haría escalar la situación de Venezuela. Contrario al objetivo que supuestamente se busca, una intervención traería más sufrimiento al pueblo venezolano.

Repudiamos también la indolencia del Gobierno de Chile por votar una resolución de este tipo en una fecha tan significativa como el 11 de septiembre. Esto demuestra que sectores de la derecha de nuestro país siguen sin mostrar arrepentimiento alguno por los brutales hechos ocurridos en Chile y Latinoamérica. La lucha por la memoria, la verdad, la justicia y reparación está más viva que nunca.